Un triste amanecer desde Barcelona

“Hoy vivimos un triste amanecer desde Barcelona, y con ella desde toda España, desde Europa y desde todo el mundo civilizado. Una de las ciudades más bellas de nuestro país, bañada por la luz y las olas del Mediterráneo, ha amanecido ensangrentada, en medio de gritos de dolor y de incomprensión. Un nuevo atentado yihadista, como tantos a los que desgraciadamente nos tienen acostumbrados, sorprendió ayer a los viandantes de Las Ramblas, la más típica calle para pasear de Barcelona, y destrozó a todo el que se cruzó con el vehículo asesino.

En un luctuoso Via Crucis recordamos ahora también recientes atentados yihadistas en suelo europeo: Niza, Berlín, Londres, Hamburgo, Estocolmo, París y Normandía. Pero las estaciones hacia la Pasión son innumerablemente más fuera de nuestras fronteras europeas: Nigeria, Irak, Siria, RCA, Kenya, Yemen, Congo, India, Pakistán y una larguísima lista de dolor que, cuando hablamos del terrorismo islamista, se dirige mayoritariamente a las minorías cristianas en todo el mundo. De todos ellos queremos en ACN acordarnos hoy especialmente y siempre en nuestra oración.

Desde nuestra delegación de ACN Cataluña, cuyas oficinas están cercanas al lugar del atentado, y desde nuestra Fundación Pontificia ACN en España y en el mundo queremos hoy estar muy cerca de las víctimas de este reciente atentado, uniéndonos en oración junto con toda persona de buena voluntad, rezando para que se rechacen las vías del odio y la violencia y para vencer el mal con el bien (Rom. 12, 21). Rezamos también para que Dios convierta los corazones de piedra de los terroristas en corazones de carne y a la Virgen de la Merced, patrona de Barcelona, le pedimos especialmente para que nos ayude a perdonar y a no cesar en la expansión del mensaje de amor de su hijo Jesús. ”

Javier Menéndez Ros

Director de Ayuda a la Iglesia que Sufre España

 

 

Posted on 18 agosto, 2017 in Varios

Share the Story

Back to Top