Un programa pastoral de tres años de duración de la Diócesis de Baruipur con ocasión del Año Santo de la Misericordia

india

El Obispo de Baruipur, Mons. Salvadore Lobo, se preocupa por los pobres y los marginados. Ya cuando era un joven seminarista se encontró con la Madre Teresa de Calcuta, y fue entonces cuando decidió lavar a los moribundos como voluntario en su hogar Kaligat en Calcuta. Esta experiencia marcó su vida.

 

En su diócesis, castigada por la pobreza, el Año Santo de la Misericordia proclamado por el Papa Francisco se vive de forma especialmente intensa. Así, el Obispo ha consagrado una iglesia a la Divina Misericordia. Para llegar a ese lugar, hizo un viaje de tres horas en coche y una hora en barco, pues la iglesia se encuentra en una isla fluvial. Muchos lugares de su diócesis son de difícil acceso.

 

Pero lo que más le importa al Obispo es que sus creyentes realmente asimilen el mensaje de la misericordia de Dios. Por ello, no solo en el Año de la Misericordia, sino durante tres años consecutivos se llevará a cabo un programa pastoral que haga crecer a la gente en el espíritu del amor, la paz y el perdón recíproco. Para ello se celebrarán diferentes cursos, talleres, jornadas de reflexión y encuentros para diferentes grupos.

 

Uno de los acentos de este programa será la labor con los niños. La Iglesia dispone en la región de pocas escuelas católicas propias, por lo que la instrucción religiosa de los más pequeños es, a menudo, deficiente. A ello cabe añadir la influencia de los medios de comunicación modernos: muchos niños pasan su tiempo libre delante de la televisión o jugando con el ordenador, y acuden cada vez menos a la iglesia. Por ello, se reforzará la labor con los niños y los jóvenes para que crezcan arraigados en la fe. También para las mujeres habrá programas especiales, pues estas apenas reciben apoyo alguno y la sociedad no las valora, pue lo que carecen de autoestima. A ello hay que añadir que muchos creyentes católicos pertenecen a minorías étnicas que ocupan el último lugar en la sociedad india. El Obispo quiere que precisamente los más desaventajados perciban profundamente que Dios los ama.

 

Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) apoya el programa pastoral de la Diócesis de Baruipur con 30.000 euros.

Posted on 3 junio, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top