Un Gran Imán y un Dominico, unidos contra la persecución de los cristianos en Pakistán

ACN-20151113-32125

Ante la extendida persecución de cristianos como resultado de la presencia de radicales y militantes islámicos, el Gran Imán de la segunda mayor mezquita de Pakistán –la mezquita Badshahi de Lahore–, Maulana Syed Muhammad Abdul Khabir Azad, y un Dominico, P. James Channan OP, se han unido para proteger a la asediada minoría cristiana del país. El P. Channan es el director del Centro para la Paz (‘Peace Centre’) de Lahore, mientras que Maulana Abdul Khabir Azad es miembro del Consejo y estrecho colaborador de esta misma institución.

En una entrevista en exclusiva con ambos, Maulana Abdul Khabir Azad y el P. Channan han hablado con ‘Ayuda a la Iglesia que Sufre’ sobre su trabajo en común y acerca de la situación religiosa en Pakistán.

El Imán Maulana Abdul Khabir Azad y el P. Channan actúan con rapidez en cuanto se registran estallidos de persecución, con el fin de socorrer a los afectados y minimizar los actos de represalia.

Así, por ejemplo, el 15 de marzo de 2015, dos terroristas suicidas se acercaron a la iglesia católica de San José y a la iglesia protestante de Cristo en Youhanabad (Lahore), que es uno de las mayores barrios cristianos de Asia. Poniendo en riesgo sus propias vidas, los guardas de seguridad interceptaron a los suicidas a la puerta de las iglesias. Pese a ello, las detonaciones mataron a 22 personas, tanto cristianas como musulmanas, e hirieron a otras 70.

Tras consultar directamente con el P. Channan, el Imán Maulana Abdul Khabir Azad acudió al día siguiente a la comunidad de cristianos de Youhanabad para dar testimonio público de la solidaridad de los musulmanes con los cristianos.

Una semana después, el Imán Maulana Abdul Khabir Azad organizó una manifestación frente a su mezquita Badshahi –un enorme edificio que puede acoger a hasta 100.000 creyentes– para demostrar que la mayoría de los musulmanes se opone al terrorismo y para hacer un llamamiento a la paz y la armonía.

Los esfuerzos en aras de la reconciliación del Centro para la Paz del P. Channan también se canalizan a través de la publicación de un diario llamado Umang, la organización de conferencias cristiano-musulmanas y ecuménicas, y la realización de talleres durante todo el año. El Imán Maulana Abdul Khabir Azad se centra en los clérigos islámicos de la zona rural, que, a menudo son los instigadores de la violencia religiosa. Este Imán está muy comprometido con la tarea de impulsar un cambio entre ellos para que no hagan manifestaciones contra los cristianos en sus mezquitas. En 2004, el Imán Maulana Abdul Khabir Azad organizó una conferencia interreligiosa en la mezquita Badhahi, y aquella fue la primera vez que se invitó a cristianos a hablar en dicha mezquita en los 350 años de su existencia. Concretamente, invitaron al P. James Channan a hablar en la mezquita sobre la importancia de las relaciones y el diálogo entre cristianos y musulmanes.

Desde los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, más de 60.000 paquistaníes –en su mayoría, musulmanes– han sido asesinados por los terroristas. Ahora el Gobierno paquistaní, al principio muy lento a la hora de tomarse en serio esta amenaza interna, impulsa una enérgica política contra el terrorismo bajo el comando eficaz del Jefe del Estado Mayor, General Raheel Sharif. El Imán Maulana Abdul Khabir Azad calcula que las fuerzas armadas han logrado eliminar al 80% de los terroristas.

No obstante, todavía hay problemas, sobre todo, en relación con los abusos perpetrados mediante la ley antiblasfemia paquistaní, según aseguran tanto el P. Channan como el Imán Maulana Abdul Khabir Azad. Por ello, es fundamental que tanto cristianos como musulmanes aborden esta cuestión para que no se abuse de las leyes antiblasfemia y para que los que sí lo hacen sean llevados ante la justicia y castigados de forma ejemplar, para que nadie se atreva a utilizar estas leyes para ajustes de cuentas particulares.

Así, por ejemplo, el 2 de marzo de 2011, el católico Shahbaz Bhatti, primer Ministro Federal de Minorías, fue asesinado por unos talibanes debido a su oposición a esta ley y su reglamento. El anterior gobernador de Punjab, Salman Taseer, también fue asesinado por su propio guardaespaldas, Mumtaz Qadri, tras calificar la ley antiblasfemia de “ley negra”. Mumtaz Qadri fue condenado a muerte por la justicia, y dicho veredicto está amparado por el Tribunal Superior y la Corte Suprema de Pakistán. Militantes islámicos ven en Mumtaz Qadri un héroe que hizo bien al asesinar a Salman Taseer, pero todos los organismos judiciales han rechazado esta actitud.

El P. Channan cita un caso que ilustra lo perniciosos que pueden ser los sentimientos anticristianos y la persecución de los cristianos. El 4 de noviembre de 2014, la esposa de Shama Masih (ambos cristianos) fue acusada de haber profanado el Corán en el poblado de Kot Rodha Kishan. La Sra. Shamah Masih era por entonces una madre embarazada de 24 años de edad que ya tenía cuatro hijos. El matrimonio fue atacado por una multitud enojada que torturó a los esposos y los quemó vivos en un horno de ladrillos. El P. James no dudó en calificar esta atrocidad de crimen contra la humanidad, y también el Imán Maulana Abdul Khabir Azad condenó de forma enérgica este acto brutal.

A pesar de resultar peligroso levantar la voz contra estos abusos, el Imán Khabir Azad lo hace con regularidad. “He recibido amenazas por lo que estoy haciendo, pero no voy a rendirme. Es lo que me exige la situación actual y es mi misión”. El Imán encuentra inspiración en Jesús como Príncipe de la Paz, su imagen favorita de Cristo.

Para el P. Channan, la evangelización y el diálogo interreligioso son “las dos vías por las que discurre el tren del Catolicismo”. A través de la evangelización, los seguidores de Cristo, obedientes a lo que él ordena, ofrecen a todo el mundo la oportunidad de reconciliarse con Dios a través de su muerte y resurrección, y, por tanto, de bautizarse. Por el contrario, el objetivo del diálogo interreligioso no reside en convertir al prójimo, sino en buscar lo que las diferentes religiones comparten en aras del bien de la humanidad, la promoción de una coexistencia pacífica y el respeto hacia la religión de los demás.

Al mismo tiempo, el diálogo interreligioso también debe desempeñar un papel tanto cívico como eterno. Debemos encontrar el mayor número posible de puntos en común para construir una sociedad mejor para todos, asegura el P. Channan. Esto puede dar lugar a una “conversión del corazón”, a saber, que los musulmanes y creyentes de otras fes reconozcan en los cristianos a valiosos compatriotas.

La importancia del diálogo interreligioso en países como Pakistán no debe infravalorarse. Por esta razón, el P. Channan fue nombrado consultor del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso (1985 -1995) y también fue consultor de la Comisión para Relaciones Religiosas con los Musulmanes del Vaticano (1999-2004).  El P. Channan es consultado periódicamente acerca de asuntos religiosos por el Gobierno paquistaní y, además, da conferencias a escala internacional sobre la importancia de construir la paz mediante el diálogo.

El P. Channan ha presenciado cómo muchos líderes islámicos paquistaníes que no estaban ni siquiera dispuestos a compartir la mesa con cristianos se han convertido en auténticos amigos, forjándose así el tipo de amistad que tan bien ejemplifican él y el Imán Maulana Abdul Khabir Azad.

Harold Fickett, press@acn-intl.org

Posted on 2 diciembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top