Un centro de formación para las religiosas de la congregación Marta y María

guatemala

La congregación Marta y María fue fundada en 1979 en la Diócesis de Jalapa en Guatemala. Su surgimiento se debe a la creciente proliferación de sectas en esta región paupérrima del país, en el que hay una gran carencia de sacerdotes. Estas religiosas, que combinan la oración contemplativa con la caridad activa, quieren ayudar a los sacerdotes. Su trabajo consiste en ocuparse de los niños con discapacidades, los huérfanos, los ancianos solitarios y los drogadictos, además de enseñar en zonas pobres y abandonadas.

 

Esta joven congregación cuenta con numerosas vocaciones y no cesa de crecer: entretanto, 700 religiosas trabajan en Iberoamérica, África y Europa y cada vez más mujeres jóvenes se unen a ella.

 

En la actualidad, 200 novicias se están formando en Jalapa. Pero la congregación es pobre y todavía no dispone de espacios apropiados para la formación de estas jóvenes Hermanas. De momento tienen alquilados un lugar que, a todas luces, es inapropiado para este fin. En él hasta 24 jóvenes tienen que compartir un dormitorio y además falta de todo.

 

A fin de poder afrontar las numerosas vocaciones y de ofrecer a estas jóvenes mujeres una formación y una preparación apropiadas para la vida religiosa, están erigiendo un centro de formación de dos plantas con capilla, dormitorios y aulas. Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) ha recibido una petición para financiar la construcción de tres aulas y nosotros hemos decidido apoyar este proyecto con 27.600 euros.

Posted on 5 julio, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top