Siria: “Poned fin a estas monstruosidades” Desesperado llamamiento de un Obispo sirio a una intervención de Occidente

Mons. Jean Clement Jean Bart

Según el Obispo sirio cuya diócesis se encuentra en el epicentro del conflicto, urge una intervención global por parte de Occidente para “poner fin a las monstruosidades” que se están perpetrando en Siria e Iraq.

En un desgarrador llamamiento enviado a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, el Arzobispo de la Iglesia Greco-Católica Melquita, Mons. Jean-Clement Jeanbart, describe cómo su Archidiócesis de Alepo –que ya ha sido, en más de veinte ocasiones, blanco de proyectiles de mortero– ha vuelto a encontrarse bajo fuego.

En su escrito, redactado un día tras el ataque, el Arzobispo señala que nadie ha resultado herido en el último bombardeo. En las intervenciones militares de los últimos dos años, cinco de las doce iglesias melquitas de la ciudad han resultado dañadas.

“El EI, que ya ha matado a miles de personas en la región, está aterrorizando a los creyentes de Alepo. Tras [los ataques] contra Malula, Mosul, Idlib y Palmira, ¿a qué espera Occidente para intervenir? ¿A qué esperan las grandes naciones para poner fin a estas monstruosidades? Espero que todos los que creen en Dios y todos los que sienten compasión con los inocentes eleven su voz con nosotros y exhorten a los países civilizados a actuar para restablecer la paz”.

Alepo ha sido el escenario de algunas de las batallas más intensas del conflicto que se desató tras la Primavera Árabe de 2011, al enfrentarse las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar Al-Assad, con los grupos rebeldes en la lucha por la supremacía en el país. En el transcurso de este conflicto, muchas ciudades han sido reducidas a escombros. En las últimas semanas, la violencia ha ido en aumento; según se afirma, el Gobierno ha intensificado sus bombardeos en Alepo como respuesta a las ofensivas de los rebeldes.

Innumerables personas de todos los grupos religiosos están huyendo de la región. El Obispo caldeo, Mons. Antoine Audo, informó el mes pasado de que el número de cristianos ha disminuido de 250.000 a menos de 100.000 en Alepo. En su mensaje, el Arzobispo Jeanbart escribe: “Permitidme que llore por mi pueblo, que está siendo violado y asesinado […]. Permitidme que asista a las numerosas familias de Alepo que están de luto. En esta guerra horrible y salvaje, han perdido a tantos seres queridos: padres, madres, hermanos, hermanas y queridísimos hijos”. Mons. Jeanbart hace hincapié en el trauma ocasionado a las personas que en el conflicto han perdido sus casas y su forma de ganarse el sustento: “La inseguridad los está desmoralizando, deprimiéndolos, y su miedo y tristeza crecen de día en día”. Y añade: “No me tomen a mal mi amargura: he tenido que consolar a tantos padres mortificados por la necesidad que priva a sus hijos de los más necesario para poder crecer en dignidad y con salud”.

El Arzobispo Jeanbart ya alertó hace un mes, con ocasión de un viaje a EE.UU., de que su Iglesia corre riesgo de desaparecer, y rogó a los cristianos y no cristianos de Occidente que los ayudaran urgentemente.

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, anfitriona de Mons. Jeanbart en EE.UU., destina de forma continua ayuda de emergencia a cristianos y miembros de otros grupos religiosos en Siria, Iraq, Líbano y otros países de Oriente Próximo, además de seguir promoviendo sus prioridades pastorales en apoyo de la Iglesia.

Ayuda a la Iglesia que Sufre ha destinado desde finales de 2011 más de 12 millones de euros a las Iglesias siria e iraquí.

Posted on 4 junio, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top