Siria: Miles de cristianos huyen de ISIS

Desde hace varios días, las milicias terroristas del «Estado Islámico» intentan conquistar la población de Sadad – «Ayuda a la Iglesia que Sufre» asegura apoyo a los refugiados.

Por Oliver Maksan

 

Königstein, 06.11.2015. Tras fuertes ataques de las milicias terroristas yihadistas «Estado Islámico», miles de cristianos sirios han huido. Así ha comunicado el Arzobispo ortodoxo sirio de Homs, Mons. Selwanos Boutros Alnemeh, a la Fundación Pontificia Internacional «Ayuda a la Iglesia que Sufre» en una llamada solicitando ayuda. Desde el 31 de octubre, continuó el Arzobispo, el «Estado Islámico» está atacando poblaciones en los alrededores de la ciudad cristiana de Sadad. Mheen, situada a siete kilómetros de Sadad, ha caído ya en manos de los yihadistas. Los habitantes de Sadad y Hafar han huido por miedo a que sigan avanzando los combatientes de EI y por los fuertes bombardeos. Según el Arzobispo, casi 15.000 personas han abandonado sus casas y han buscado refugio en Homs, Zaidal y Fairouzah. A pesar de la presencia de tropas del ejército sirio, Sadad sigue estando en peligro, añadió el Arzobispo. «Tenemos miedo de que ISIS conquiste la ciudad; que Dios no lo permita. Perderíamos el centro del cristianismo en nuestra diócesis», dijo textualmente Mons. Selwanos. Sadad fue conquistada en octubre de 2013, durante un breve periodo, por una alianza de rebeldes con la participación del «Estado Islámico». Los yihadistas asesinaron a 45 cristianos, que en parte enterraron en fosas comunes, y devastaron iglesias y casas.

El padre Luka Awad, asistente del Arzobispo para ayuda humanitaria, declaró el jueves a «Ayuda a la Iglesia que Sufre», con ocasión de una visita, que las personas que han huido de Sadad y sus alrededores apenas llevaban algo encima. «Hacemos todo lo que está en nuestras manos para ayudar en esta situación de emergencia; pero son muchos. Actualmente estamos registrándolos. Nuestra mayor preocupación es, ahora, encontrar espacio suficiente de vivienda para ellos», dice el sacerdote ortodoxo sirio. Y añade que la Iglesia depende de la generosidad de otras personas; por ejemplo cristianos sirios que viven en Estados Unidos se han mostrado dispuesto a abrir —a petición de la Iglesia— sus casas de vacaciones para refugiados. El padre Luka subrayó que su diócesis puede prestar ahora ayuda humanitaria y repartir alimentos y ropa solo gracias al apoyo de obras caritativas como «Ayuda a la Iglesia que Sufre».

Según el padre Luka, toda la población civil ha abandonado ya Sadad. El ejército del Gobierno intenta defender la población; pero esto no es fácil. «Las luchas son muy fuertes. ISIS utiliza armas pesadas y lucha violentamente», dice el padre Luka. Para ISIS, Sadad es importante sobre todo por motivos estratégicos, comenta el sacerdote. «Sadad está situada cerca de la autopista entre Damasco y Homs. A ISIS le interesa interrumpir las comunicaciones; además se acercarán a Homs cuando hayan conquistado Sadad. Y en la región también hay yacimientos de petróleo». Según el padre Luka, los yihadistas también quieren conquistar Sadad porque es una población cristiana. «Cuando combatientes del ES conquistaron Qaryatayn, amenazaron: vamos a matar a todos los cristianos de Sadad.“

Sadad, prosigue el padre Luka, es un centro cristiano de gran importancia. «Allí, la población todavía habla arameo, la lengua de Jesús. Además tenemos importantes iglesias; es realmente un centro de la herencia cristiana. No me puedo imaginar qué sucedería si se pierde. Tenemos realmente temor a perder nuestra herencia cultural. Rogamos a la comunidad internacional que ponga fin a esta guerra. Mi pueblo vivió ya un genocidio hace cien años, en 1915. No queremos que se repita en el siglo XXI».

«Ayuda a la Iglesia que Sufre» presta ayuda a los cristianos que sufren necesidad en Siria desde que comenzó la guerra en 2011. Hasta septiembre de este año se habían aportado 8,6 millones de euros para proyectos humanitarios y pastorales.

 

Posted on 6 noviembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top