Siria: A la población de Alepo les niegan deliberadamente el agua y la electricidad

«El otro día, un estudiante, un muchacho de unos 13 años, me preguntó: “¿Por qué tengo que estudiar? Si me voy a morir”» – dice el Obispo Abou Khazen

Aid to the Church in Need (ACN), viernes 19 de febrero de 2016. Posiblemente tengan los yihadistas la culpa de que se hayan cortado los principales vías de suministro del agua y la electricidad en Alepo, según refiere un Obispo de la ciudad, quien teme por la vida de las personas afectadas.

Mons. Georges Abou Khazen, Vicario Apostólico de Alepo, en una conversación mantenida con la Fundación Pontificia ACN, ha manifestado que gran parte de la ciudad —que sigue siendo persistentemente bombardeada— carece de electricidad desde hace cinco meses y que actualmente tampoco cuenta con agua.

El Obispo dijo que esos cortes son el resultado de ataques dirigidos y no solo daños colaterales resultantes del conflicto.

Añadió: «no sé quién —quizá eran grupos yihadistas— pero han cortado la electricidad y también el agua. Toda la población de Alepo está afectada por la carestía de agua y electricidad».

Mons. Khazen describió cómo los extremistas se encuentran tras el continuo bombardeo de varias áreas de la ciudad, incluyendo el barrio cristiano.

Dijo: «Durante los últimos 20 días hemos estado sufriendo continuos bombardeos; prácticamente todos los días caen bombas; se han destruido muchas casas, muchas viviendas, y se han producido muchos, muchos muertos. Cada día hay cuatro o cinco muertes; algunos días han muerto más de diez personas. Y todo esto es obra de grupos yihadistas».

También los edificios cristianos han sido objeto de parte de los bombardeos, que han afectado a todas las partes de la ciudad.

Mons. Khazen añadió: «Casi todas nuestras iglesias están dañadas, y algunas están completamente destruidas. Hace unos días, la iglesia protestante armenia resultó gravemente dañada, y hace cinco días también resultó dañada nuestra iglesia católica romana, además del centro pastoral».

El Vicario Apostólico romano católico de Alepo subrayó que el continuo bombardeo es obra de extremistas islamistas.

Declaró: «En la ciudad, estos grupos yihadistas tienen ocupados varios barrios, alrededor de la mitad —o quizá incluso dos tercios— de la ciudad».

Mons. Khazen describió cómo los continuos bombardeos afectan dañinamente a las personas que todavía viven en Alepo.

Dijo: «La gente tiene mucho, mucho miedo a esos bombardeos. Esperan sencillamente que se acaben. El otro día, un estudiante, un muchacho de unos 13 años, me preguntó: “¿Por qué tengo que estudiar? Si me voy a morir”. Así uno entiende las horribles cosas que están sucediendo aquí».

Mons. Khazen añadió: «Todos los días hay emigración; cada día hay personas que abandonan la ciudad»

El Obispo comentó que, si bien no existen datos exactos, en definitiva se considera que el 70 por ciento de los cristianos han huido desde que comenzaron las luchas. Y el Obispo añade: «Esperamos que funcione el alto el fuego; pero hay muchos, muchos grupos afiliados a Al Qaeda o a ISIS y pensamos que no observarán ese alto el fuego. Rusia y otros países están presionando para que se produzcan negociaciones y muchos de los sirios quieren que esas negociaciones tengan éxito. Pero, como es sabido, en este país hay miles y miles de combatientes extranjeros».

A pesar de todo —continuó diciendo el Obispo—, las comunidades cristianas de Alepo siguen teniendo esperanza.

«Tenemos esperanza —la esperanza, para nosotros, es como la fe y la caridad—; no podemos vivir sin esperanza. Dios es todopoderoso, Dios es nuestro Padre y piense en el Antiguo Testamento, cómo salvó al “resto de Israel”. Esto es lo que también esperamos nosotros».

 

 

 

 

Posted on 25 febrero, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top