Siervas contagiando la alegría de Dios

La vida en comunidad de las hermanas de la Congregación Religiosa Siervas del Plan de Dios, es la prueba de que la vocación y la entrega a Dios son la forma de vivir intensamente la caridad y de servir a las personas que se encuentran en necesidad espiritual y material.

En esta Congregación, fundada en 1998, se vive un ambiente comunitario de intensa oración y estudio. Para quién las conoce por primera vez, es necesario decir que lo que transmiten es una gran alegría. Las hermanas tienen un apostolado con distintos proyectos, uno de los cuales es la música, el grupo “Siervas”, que ya ha alcanzado su quinta producción musical.

Las hermanas reciben una formación integral que contempla la vida espiritual y litúrgica, compuesta de retiros espirituales, profundización en la fe de la Iglesia, el estudio y la formación intelectual, el deporte, y el desarrollo de capacidades artísticas y musicales como capacitación para el apostolado.

Una de sus grandes fortalezas es la evangelización a través de la música, compuesta por 11 integrantes con diversos instrumentos y varias voces. Dice la canción inicial de su álbum “Ansias que queman”:

“Cuando el futuro veas incierto

Y el temor debilite tu confianza,

Recuerda que Dios está presente,

Que nada escapa a su mirada”.

El apostolado en la Universidad Católica de Oriente, localizada en Sonsón-Rionegro, Antioquia, se encargan de impulsar distintos proyectos de educación superior. Esta educación universitaria la imparten también en Filipinas. Otro proyecto llamado “Amigos de Jesús” busca llevar el evangelio y formar en valores cristianos a niños en alto riesgo y a sus familias, brindándoles una ayuda solidaria a través de alimentos.

En la “Pastoral de la Salud” las hermanas de la Congregación dan acompañamiento espiritual y catequético a personas necesitadas, brindándoles una mirada de esperanza ante su dolor y llevándoles la alegría que trae la Buena Nueva del Evangelio. Las Siervas hacen esto acompañadas de voluntarios en hospitales en Colombia y en Angola. En estos dos países, al igual que en Ecuador, tienen el programa llamado “Conozcamos a Jesús” para despertar en los niños el amor hacia Jesús y María.

“Muchas veces escuchamos que la Iglesia está desapareciendo pero la Iglesia en verdad está viva y los jóvenes están sedientos y con hambre de Dios, por eso hay que saber llegarles”, nos dice la hermana Daniela. Esta Congregación cuenta con más de 150 hermanas y cada año entran un número creciente de jóvenes. Los proyectos en donde se transmite esperanza, alegría y sentido de vida cercano a Dios, son posibles gracias a quienes apoyan su misión y a los benefactores de la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre, a quienes las hermanas tienen siempre presentes en sus oraciones y a quienes les envían el siguiente mensaje:

“La ayuda que ustedes brindan nos permite tener los medios para llegar a una vereda lejana, llegar a personas y tener el acceso a muchas cosas; es solo gracias a lo que ustedes suplen y hacen posible. Vamos a elevar nuestras oraciones y nuestra gratitud infinita por toda esa generosidad que están teniendo y ¡Adelante!”

Posted on 9 diciembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top