Parte de la patria perdida

Con el apoyo de «Aid to the Church in Need (ACN)» se ha podido inaugurar en Bagdad una capilla para los refugiados que han huido del EI

Por: Oliver Maksan

El padre Luis Montes está contento. «Hemos podido bendecir recientemente una capilla nueva; ya era hora de que nuestros refugiados dispusieran de una pequeña iglesia propia. Así recuperan parte de la patria perdida. Y pueden asistir a Misa sin sufrir peligro». Este sacerdote argentino del Instituto del Verbo Encarnado vive desde hace cinco años en Bagdad, una de las ciudades más peligrosas del planeta. «Solo en octubre ha habido en Bagdad 128 atentados de bomba. No es extraño pues que la gente tenga miedo de salir a la calle para ir a la iglesia». En realidad, según comenta, la iglesia más próxima no está lejos; «pero, por el peligro, es importante que la iglesia vaya donde están ellos, al campo de refugiados».

135 familias del valle de Nínive, cerca de Mosul, viven en el campo de refugiados desde el pasado año; el campo lleva el nombre de la Virgen María. A cada familia le ha sido asignado un coche-caravana. Todos son cristianos y la mayoría pertenece a la Iglesia católica siria. «Lo perdieron todo el pasado año. Cuando el “Estado Islámico” atacó su ciudad, Karakosch, salieron corriendo para salvar sus vidas y tuvieron que dejarlo todo». Como a ellos les sucedió también a los más de 120.000 cristianos que desde entonces viven en campos para personas desplazadas, sobre todo en el norte de Irak. Miles de ellos han partido ya a otros países, sobre todo a Australia y otros países occidentales. «De nuestros refugiados, todos quieren irse. Han venido a Bagdad porque los campos del norte estaban sobresaturados, pero sobre todo porque necesitan documentos nuevos para abandonar Irak. La mayoría perdió sus documentos de identidad, o se olvidó de ellos, en el desconcierto de la huida», dice el padre Luis. «Nadie de ellos tiene la esperanza de poder volver a sus lugares de origen, ocupados por ISIS, pues no se aprecia que se pueda producir una liberación. Además han perdido su confianza en Irak y, en general, en el mundo árabe», según comenta el padre Luis. Cuando preguntó en una ocasión a una mujer si se podía imaginar un futuro en los territorios autonómicos kurdos, una región segura al norte de Irak, esta repuso: «Sí, ahora allí se está seguro; pero, ¿será así también mañana? Muchas personas huyeron hace años de Irak y Siria, y ahora tienen que ponerse de nuevo en camino. No, lo mejor para nosotros es que abandonemos completamente el Oriente Próximo».

Las solicitudes de visado de las familias, sin embargo, se tramitan solo lentamente; por esto, viven en un estado de indecisión, dice el padre Luis. «Naturalmente que sufren en su situación; no todos han encontrado aquí trabajo y sobre todo los padres de familia se sienten inútiles. Sin embargo, si miro a la gente, observo rostros más alegres que en Occidente. Han conservado su fe en Dios; esto les sostiene y les da esperanza».

Desde la llegada de los refugiados a Bagdad, el padre Luis se ha ocupado de ellos. «Me di cuenta muy pronto de que no había ninguna capilla en el campo. “Aid to the Church in Need“ aprobó ayudarnos. Por ello hemos podido bendecir recientemente nuestra pequeña capilla de contenedores». En el futuro se celebrará todos los sábados por la tarde la Santa Misa en el rito católico sirio. «Por supuesto que todos somos católicos; pero el rito latino que yo celebro es muy diferente al que están acostumbrados. Por ello vendrán a celebrar sacerdotes de la Iglesia católica siria. Pero como solo son dos en Bagdad y ya celebran muchas misas el domingo, celebrarán la liturgia dominical el sábado por la tarde; durante ese tiempo oiré confesiones». Según comenta el padre Luis, la gente está muy contenta con la pequeña capilla. «En la ceremonia de bendición solo vi rostros agradecidos. Esto les manifiesta que no les olvidan, que los benefactores de “Aid to the Church in Need” piensan en ellos. En su situación, todo signo de solidaridad tiene mucho valor. Y en el Cuerpo Místico de Cristo todos somos uno. Lo que hacemos unos a otros se convierte en una bendición para todos. La pequeña iglesia es una gran ayuda para las personas que aquí viven. Pero los benefactores y todos los fieles reciben la bendición de estos confesores de la fe cristiana. Ellos son el verdadero tesoro de la Iglesia, que hemos de cuidar».

Oliver Maksan, press@acn-intl.org

Bagdad (Irak) 30-11-2015

 

Posted on 10 febrero, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top