«No queremos seguir siendo ciudadanos de segunda categoría»

En vísperas de las elecciones al Parlamento en Egipto, un Obispo católico copto se muestra esperanzado.

por Oliver Maksan

 

Königstein, 14-10-2015. En vísperas de las elecciones al Parlamento de Egipto, que comienzan el domingo, el Obispo católico copto de Assiut ha hecho unas declaraciones llenas de optimismo. En una conversación mantenida con la Fundación Pontificia Internacional «Ayuda a la Iglesia que Sufre», el Obispo Kyrillos William Samaan dijo el lunes que se muestra esperanzado por lo que se refiere a la composición del futuro Parlamento. «Confiamos en obtener un buen Parlamento; se trata de conseguir un Estado civil, sin tendencias extremistas. Creo que hay muy buenas posibilidades de obtener tal mayoría». Espera —siguió diciendo el Obispo— que los extremistas religiosos, por ejemplo, del partido salafista An Nour, no obtengan escaños en el Parlamento.

Mons. Kyrillos subrayó que la Iglesia no hace recomendaciones para las elecciones: «la Iglesia no da pautas a los fieles sobre quién han de votar. Animamos a participar en las elecciones; pero son libres de elegir a quienes, en su opinión, mejor representen sus intereses». Mons. Kyrillos dijo que hay un número casi inabarcable de candidatos; entre ellos, también cristianos. De acuerdo con la Ley electoral, las listas electorales tienen que presentar también candidatos cristianos, según una determinada cuota.

Como asunto más apremiante para los cristianos del país, el Obispo mencionó la aprobación de una ley sobre la construcción de iglesias. Las Iglesias del país han presentado un proyecto conjunto para la refundición del proceso para otorgar permisos. A diferencia del caso de la construcción de mezquitas, está unido a muchos obstáculos, de modo que pueden pasar décadas hasta que se consigue construir una iglesia de nueva planta. «El Parlamento tiene que tratar esta Ley en su primera sesión, o al menos muy pronto. Esperemos que consiga mayoría. Independientemente de esto, queremos que los cristianos sean tratados como todos los demás egipcios. No queremos derechos especiales, sino igualdad de derechos como ciudadanos. Queremos que en las leyes que apruebe el Parlamento se tengan en cuenta los principios de la Constitución. No queremos seguir siendo ciudadanos de segunda categoría».

Las elecciones al Parlamento son la última parte de la refundición política de Egipto tras la destitución del Hermano Musulmán Mursi por los militares en julio de 2013. Desde 2012, el país no dispone de Parlamento. El Presidente Sisi, elegido en mayo del pasado año con una amplia mayoría, gobierna desde entonces con plenos poderes legislativos. Las elecciones previstas inicialmente para marzo de este año se retrasaron después de que el Tribunal Constitucional presentara objeciones a la Ley electoral sobre las que se basan. Por razones de tipo logístico, las elecciones se llevan a cabo en varias fases. En algunas partes del país comienzan el 18 de octubre; en otros lugares, en noviembre.

Aproximadamente el diez por ciento de los habitantes de Egipto son cristianos. La gran mayoría pertenece a la Iglesia ortodoxa copta. Los aproximadamente 250.000 católicos del país son, mayoritariamente, miembros de la Iglesia católica copta.

 

«Ayuda a la Iglesia que Sufre» viene apoyando a los cristianos en Egipto desde hace años. Desde el comienzo de los cambios políticos, a inicios de 2011, se han puesto a disposición más de 3,5 millones de euros para proyectos como construcción de iglesias, formación de sacerdotes y pastoral juvenil.

Posted on 4 noviembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top