Let’s be One

WYD

“Let’s be One”: Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) anima a los jóvenes a no olvidar a la Iglesia que sufre durante la Jornada Mundial de la Juventud

 

Königstein (Alemania), 12.07.2016 – La fundación pontificia internacional Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) lanzará la campaña “Let’s be One” (Seamos uno) en la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que tendrá lugar del 26 al 31 de julio en Cracovia. La campaña “Let’s be One” ha sido creada para sensibilizar sobre la situación y mostrar solidaridad con la Iglesia necesitada y, en especial, con la de tantos jóvenes cristianos en todo el mundo que, por diferentes razones, no tienen posibilidades de viajar a Cracovia.

A través de una variedad de canales de comunicación y testimonios personales, la Fundación pontificia informará a los jóvenes en la JMJ sobre el sufrimiento de los cristianos en todo el mundo, para tender así un puente de oración y solidaridad. “La idea es ser uno con la Iglesia que sufre y al mismo tiempo que los jóvenes que sufren necesidad en todo el mundo se sientan unidos a nosotros en Cracovia a través de esta campaña, en la oración y desde la certeza de que somos un cuerpo, una Iglesia”, explica Mark von Riedemann, director internacional de Comunicaciones de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN).

Bajo el lema “Let’s be One”, ACN ha producido en colaboración con el estudio de producción de la CRTN (Red Católica de Radio y Televisión por sus siglas en inglés) una serie de videos de un minuto y medio de duración que reflejan la vida de jóvenes católicos de países como Israel, Papúa Nueva Guinea, Irak, Cuba, Kenia y Polonia con un mensaje común: “No podemos estar en Cracovia debido a la guerra, la pobreza, la distancia o nuestra labor de voluntariado en favor de otros, pero estaremos unidos a vosotros a través de la oración”.

Por otra parte para poder ofrecer una visión más profunda del día a día de los cristianos necesitados en diferentes países, CRTN también mostrará una selección de documentales y producciones breves en inglés y polaco en la sala de cine Kijów durante la JMJ.

Uno de los puntos culminantes de la campaña “Let’s be One” será la presentación del musical titulado “A causa de mi Nombre”. El P. Waldemar Cislo, director de la oficina nacional polaca de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), describe la motivación del evento: “Los cristianos son el grupo religioso más perseguido en el mundo y nosotros no podemos permanecer en silencio ante tal sufrimiento y crueldad. Como la palabra y la música son dos de los mejores medios para llegar a la gente joven, ACN ha decidido preparar para la Jornada Mundial de la Juventud el oratorio “A causa de mi Nombre”, dedicado a los cristianos perseguidos. En la actualidad, a los jóvenes se les dice que la fe no es importante, que está pasada de moda, mientras tanto, en muchos lugares de todo el mundo, hay cristianos que se ven obligados a tomar una decisión dramática: a renunciar a Cristo para salvar la vida o a permanecer fieles a Él. En muchas ocasiones eligen lo último. Con el oratorio queremos mostrar a los jóvenes que Cristo y la fe son lo más importante en la vida. Esta pieza musical también es un llamamiento de ACN a aquellos que gobiernan el mundo a no permanecer indiferentes ante el drama de los cristianos que mueren por su fe”.

El oratorio ha sido compuesto por Piotr Rubik, uno de los compositores modernos polacos más conocidos, y será presentado en la Plaza Principal (Rynek Główny) en Cracovia el viernes 29 de julio a las 21:00 horas, tras el Vía Crucis celebrado por el Santo Padre Francisco.

Con el fin de contribuir a que el mayor número posible de jóvenes puedan ver y compartir la alegría de la fe con el Santo Padre y la experiencia con otros jóvenes cristianos, la Fundación pontificia subvenciona además los viajes a Cracovia de unos 40 grupos de diferentes países que no serían capaz de desplazarse allí sin esa ayuda. “En cada Jornada Mundial de la Juventud apoyamos a varios grupos de jóvenes de diferentes partes del mundo, en particular, de lugares donde los cristianos son perseguidos o donde son una minoría como, por ejemplo, Irak, Turkmenistán, Sudán del Sur, Chad, Argelia, Siria, Haití, Pakistán y Bangladesh, por mencionar solo a algunos. A través de la JMJ, estos jóvenes tienen la oportunidad de experimentar lo que significa ser parte de la Iglesia Universal y de comprobar que no están solos con su fe. Además, les sirve de motivación para actuar a su regreso como misioneros ante otros jóvenes en sus propios países”, explica Regina Lynch, jefa del Departamento de Proyectos de la sede internacional de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN).

Una alegría extraordinaria para la Fundación ha supuesto la invitación recibida del Comité Organizador de la JMJ para participar en el Vía Crucis. “Hemos creado un grupo de 21 representantes de diferentes países compuesto por jóvenes de las oficinas nacionales de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) y jóvenes que han venido a la JMJ apoyados financieramente por ACN. Este grupo portará la cruz de la octava a la novena estación. Para nosotros es un signo visible de esa unidad que queremos transmitir y resumen de nuestra campaña Let’s be One”, ha señalado Mark von Riedemann.

 

Maria Lozano, press@acn-intl.org

Posted on 19 julio, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top