«La gente tiene miedo de que vuelva el EI»

siria_3

A pesar de la expulsión del EI de Al Qaryatayn los cristianos probablemente no vuelvan tan pronto

Königstein, 08-04-2016. Tras la expulsión de las milicias terroristas yihadistas «Estado Islámico» (EI) de la ciudad siria de Al Qaryatayn, un miembro de la comunidad de religiosos allí establecida se muestra escéptico en relación con un rápido regreso de los cristianos a esta población. «Los habitantes que tuvieron que huir, tanto cristianos como musulmanes, tienen miedo. Temen que el EI pueda volver», declaró el padre Jihad Yousef, de la comunidad católica siria de religiosos de Mar Musa, el miércoles en una conversación mantenida con la Fundación Pontificia Internacional Aid to the Church in Need (ACN): «Un regreso rápido de la población depende también de cuánto tiempo siga siendo zona militar el área urbana. Además, la infraestructura tal como el suministro de agua y electricidad está prácticamente destruida. Y muchos vecinos ya no viven en Siria, sino que han huido al extranjero».

Durante el fin de semana, las tropas sirias consiguieron reconquistar la población, que las milicias terroristas mantenían ocupada desde comienzos de agosto del pasado año. Entonces huyó gran parte de la población. Durante algún tiempo, además del religioso padre Jacques Mourad, secuestrado en mayo y puesto en libertad en octubre junto con un acompañante, también numerosos cristianos de Al Qaryatayn estuvieron durante algún tiempo en poder del EI. En la ciudad se encuentra el monasterio de Mar Elian (San Elías), de la comunidad de Mar Musa, del que fueron destruidas varias partes inmediatamente después de la conquista de la ciudad. Fotografías publicadas por EI muestran bulldozeres aplanando los restos de este monasterio, que en parte se remonta al siglo V.

«La parte histórica está reducida a la nada. Pero felizmente no han quedado destruidos todos los edificios», comentó el padre Jihad a Aid to the Church in Need (ACN). «Los muros de la iglesia todavía están en pie, aunque se haya caído la cubierta. Lamentablemente han destruido el altar y despedazado el sarcófago de San Elías». Sin embargo —continúa diciendo el padre Jihad — es una señal de Dios y un gran consuelo para la comunidad que no aniquilaron ni robaron las reliquias, sino que estas se encontraban desperdigadas por el complejo. «Los cristianos veneran mucho a San Elías. Antes también peregrinaban musulmanes a su tumba. Vamos a recoger las santas reliquias y a darles de nuevo un lugar digno». El padre Jihad se ha mostrado optimista de cara a restaurar el sarcófago de mármol del santo. «Hasta una posible reconstrucción del monasterio se podrían llevar las reliquias a otro lugar». Pero, para este religioso, lo decisivo es la renovación espiritual. «Por supuesto que tenemos mucho cariño al monasterio. Hemos invertido mucho trabajo para hacer de él un lugar de oración y diálogo. Aid to the Church in Need (ACN) nos apoyó decisivamente para hacerlo. Pero no estamos apegados a las piedras. Nuestra Jerusalén está en el cielo. Y con Dios no se pierde nada; la materia se puede recomponer. Mucho más decisiva que la restauración de piedras y la reconstrucción del monasterio es reconciliar los corazones», declara el padre Jihad, cuya comunidad se dedica especialmente al diálogo entre cristianos y musulmanes.

«Estamos muy agradecidos a los benefactores de Aid to the Church in Need (ACN) y a los que rezan por el apoyo que nos prestaron hace unos años para ampliar el monasterio. Desgraciadamente, ahora está gravemente dañado», subrayó el padre Jihad. «Por ello rogamos que sigan rezando por Siria, para que el odio abandone los corazones».

 

Oliver Maksan, press@acn-intl.org

Posted on 8 abril, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top