La fe de los cristianos en Irak es inquebrantable a pesar de las persecuciones

20140820100606

Así afirma María Lozano, responsable de comunicación de Ayuda a la Iglesia que Sufre Internacional.

 

20/08/2014 – AIS – (ACI) “La fe es el motivo de su vida y a pesar de la persecución” del Estado Islámico los niños llevan rosarios y la gente no esconde sus símbolos cristianos, afirmó María Lozano, subdirectora del departamento de comunicación de la sede internacional de Ayuda a la Iglesia que Sufre, acompañó al presidente internacional de esta fundación pontificia en un viaje a los campos de refugiados de Irak. 
En una conversación con ACI Prensa, Lozano ha asegurado que uno de los momentos que más le impresionó del viaje fue encontrarse con una señora de casi 90 años que lo único que se había llevado de su casa al huir fue un pequeño paquete con sus libros de oraciones.

“Nos enseñaba esos libros con muchísimo cariño. Estaban escritos a mano en arameo. Y precisamente pensé que eso es lo que ellos quieren salvar: su fe”, explica.

Según cuenta Lozano, la fe de los cristianos en Irak, a pesar de la persecución, es inquebrantable. “La fe es el motivo de su vida. Y a pesar de la persecución los niños llevan rosarios en el cuello y la gente no esconde los tatuajes de cruces o las medallas que los identifican como cristianos. No van a renunciar a su fe, a pesar de que ese es el motivo por el que les están persiguiendo”, precisa.

La subdirectora del departamento de comunicación de Ayuda a la Iglesia que Sufre Internacional explica que con este viaje Ayuda a la Iglesia que Sufre pretendía no solo ver en el terreno las necesidades de los refugiados sino “también mostrarles nuestra solidaridad a estas personas que lo han dejado todo por defender su fe. Ellos tienen que saber que estamos con ellos y que no los olvidamos”.

Esta visita a Irak coincidió con el 15 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen. María Lozano recuerda que “la iglesia que está al lado del campo de refugiados estaba totalmente llena, tanto que no se podía ni entrar. Yo desde fuera les escuchaba rezar y cantar en arameo, que es la lengua originaria de la tierra de Cristo. Y precisamente pensé que ésa es la voz que quieren acallar en Irak. Hay que hacer algo para que se siga rezando, alabando y cantando en ése idioma y en esa tierra”.

Por eso desde Ayuda a la Iglesia que Sufre piden tres cosas: “La primera rezar para que estos refugiados tengan consuelo interior, el apoyo de Dios y la fuerza para llevarlo todo. También hay que apoyar a las ONGs que están trabajando en Irak y en tercer lugar creo que la sociedad debería movilizarse porque este no es un problema sólo de la Iglesia sino de la humanidad. Estamos asistiendo a un genocidio cultural, humano y religioso, una tragedia de la que estamos siendo testigos mudos. Por eso deberíamos levantar la voz y decir a nuestros gobiernos que actúen en esta barbarie”.

Posted on 22 enero, 2015 in Irak, Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top