Irak. Nuestra gente ha sido abandonada.

Familias Catolicas Refugiadas

El Gobierno, acusado de abandonar a su suerte a los cristianos desplazados.

El Gobierno iraquí es culpable de no ayudar a los cristianos desesperados por huir de las milicias del Estado Islámico, según ha asegurado un eminente Obispo católico del país.

El Arzobispo caldeo de Erbil, Mons. Bashar Warda, ha dicho que el Gobierno iraquí de Bagdad “no ha hecho nada, nada en absoluto” por los 120.000 cristianos que buscan un refugio lejos de las zonas donde siembran el terror los extremistas. Mons. Warda ha señalado que, a los dos meses de haber abandonado sus hogares en Mosul y la Llanura de Nínive, los cristianos desplazados en su diócesis y la cercana región de Dohuk están cada vez más preocupados por su futuro.

Ante el avance de las fuerzas del EI, huyeron sin perder tiempo, dejando atrás todas sus pertenencias. El Arzobispo asegura que los líderes musulmanes no han emitido una condena inequívoca contra la violencia perpetrada en nombre del Islam, violencia que ha acarreado la expulsión de todos los cristianos de su antigua patria bíblica.

El Arzobispo Warda, que sabe de casos de musulmanes que han saqueado las casas de sus vecinos cristianos huidos de sus hogares, dice que muchos de estos creyentes se han sentido “traicionados”, y que ahora hay más posibilidades de que abandonen el país.

En una entrevista con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, Mons. Warda asegura: “La realidad es que los cristianos no han recibido ningún apoyo del Gobierno central. No han hecho nada por ellos, nada en absoluto”. Y prosigue: “Normalmente, el Gobierno central es el primero que se encarga de ayudar a la gente que tiene que abandonar sus casas. La culpa es del Gobierno central”, insiste, añadiendo: “No ha cumplido su compromiso con la gente”. Además, especifica: “El Gobierno de Bagdad ha recibido mucha ayuda de la comunidad internacional para los desplazados de Mosul y Nínive, pero aquí no hemos visto nada de ello”. Según él, Bagdad está ayudando a los desplazados musulmanes, pero no a los cristianos.

El Arzobispo ha señalado que el Gobierno Regional Kurdo de Erbil dejó claro desde el comienzo de la crisis que no podía ofrecer ayudas económicas, pues desde el 1 de enero de 2014 dejó de recibir subsidios de Bagdad.

Mons. Warda, quien, junto con otros Obispos, ha coordinado un programa de ayuda para distribuir víveres y conseguir alojamientos de emergencia para los desplazados, ha dicho que la tarea de ayudar a los cristianos ha recaído casi exclusivamente en la Iglesia.

El Arzobispo también ha dicho: “Nunca olvidaremos los mensajes de solidaridad que hemos recibido desde el primer día de esta tragedia. Desde el principio, los organismos eclesiales nos han ayudado y han permanecido junto a nosotros mucho después de que los titulares pasaran a ocuparse de otros asuntos”. El Arzobispo ha elogiado a entes como Ayuda a la Iglesia Necesitada, que está proveyendo de víveres, alojamiento y otras ayudas básicas a los cristianos desplazados.

Además, Mons. Warda ha añadido: “La crisis que afecta a los cristianos de Mosul y Nínive no solo ha supuesto una conmoción: para nosotros, es un genocidio. Todo el mundo ha reconocido que se trata de un crimen contra la humanidad”.

En cuanto a la respuesta de los líderes musulmanes a los ataques del EI contra las comunidades minoritarias, el Arzobispo Warda ha dicho: “Los líderes musulmanes no han denunciado claramente al Estado Islámico”. Según él, a los líderes musulmanes parece preocuparles solo la medida en que los ataques han socavado la reputación internacional del Islam. Como otro punto de crítica contra la comunidad musulmana, ha citado ejemplos de musulmanes de Mosul que han cometido atrocidades contra sus vecinos cristianos. Así, un católico de Mosul le dijo que había visto secuencias de un vídeo que mostraban a un hombre que consideraba su amigo y vecino derribando la cruz de una iglesia vacía por la evacuación de los cristianos. “Visitamos cada día las tiendas de campaña y hablamos con la gente que socorremos. Ellos nos dicen que les gustaría retornar de inmediato a sus casas, pero ¿cómo vivir entre personas que fueron tus vecinos y que te han traicionado?”. En otro caso citado por Mons. Warda, un cristiano desplazado de Mosul recibió una llamada telefónica de un vecino que le comunicó que había entrado en su casa y había tomado sin permiso su dinero en efectivo para luego entregarle la mitad al EI y guardarse el resto.

Posted on 6 octubre, 2014 in Irak, Noticias

Share the Story

Back to Top