Irak: Los cristianos son parte integrante de la historia

el-cardenal-fernando-filoni_560x280

El Cardenal Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, presenta su libro “La Iglesia en Irak”

AIS-. (Zenit) Un libro que recorre la historia, el desarrollo y la misión de la iglesia iraquí, desde los inicios hasta nuestros días. Así es “La Iglesia en Irak”, escrito por el cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. 
El cardenal conoce bien esta realidad, ya que fue nuncio allí 5 años, durante la Guerra del Golfo, y además ha acudido ya en dos ocasiones como enviado especial del Santo Padre para visitar a los refugiados.

En una entrevista en Radio Vaticano, el cardenal Filoni asegura que la preocupación del Santo Padre por los cristianos iraquíes está muy viva por muchos motivos. En primer lugar porque son pobres, “han tenido que abandonar todo, no solo sus casas sino también sus pertenencias”. Haciendo referencia a su visita a esta nación como enviado de Francisco, el purpurado indica que “el Papa ha tenido un rol importante, y todos se lo reconocen, por haber focalizado la atención internacional sobre la situación de guerra y en tantos de nuestros cristianos, que han sido expulsados”.

En segundo lugar porque “la guerra es siempre una injusticia: la soportan las poblaciones”. Y aquí –explica– vemos que todas las poblaciones y no solo las cristianas, también las musulmanas y otras minorías, cargan las consecuencias de la destrucción, de la muerte, de las familias divididas.

Profundizando en su experiencia como enviado del Papa a Irak, el prefecto asegura que la primera vez fue un encuentro impactante “porque nos encontramos en medio de ellos, en medio de miles de familias que habían huido y dormían en el suelo, o donde era posible, bajo los árboles, en situaciones absolutamente deshumanas, con un calor que durante el verano en Irak llega incluso a los 45 – 48 grados”.

De este modo, indica que fue un shock ver “a estas familias que en 24 horas” les cambió así la vida. La segunda visita –precisa– fue casi para que nuestros cristianos y las otras minorías escucharan que “no nos hemos olvidado de ellos: quería ser un gesto, como el Papa dice a menudo, una caricia, una caricia que no se hace una vez, si no que se repite para que esta gente sienta que estamos cerca de ellos y no les hemos olvidado”.

“Nuestros cristianos son parte integrante de la historia de la vida de Oriente Medio en general y de la vida de Irak en particular”, subraya el cardenal. Y añade que “esto es algo muy bonito”.

Para reflexionar sobre el futuro de la minoría cristiana en este país, el cardenal Filoni recuerda cómo nació Irak, así como Jordania, Siria, Líbano y la misma Turquía. “Nacieron por un colapso del Imperio Otomano, hace 90 años”. Por tanto –añade– no es un lugar o una tierra donde haya una antiquísima tradición en el sentido de unidad de Estado. De este modo, “no hablamos de una realidad homogénea, sino que hablamos de muchas presencias que han tenido que convivir y que, por tanto, cada cierto tiempo encuentras fricciones”. Así, las pequeñas minorías “se han adaptado siempre a las grandes mayorías”.

El cardenal aboga por salir de la lógica en la que se nos identifica solamente con las fronteras y entrar en la lógica de convivencia en el profundo respeto los unos de los otros. También, asegura, es necesario salir de la lógica de que “la mayoría” use el poder “como si fuera una dictadura”.

Posted on 24 julio, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top