Informe del P. Federico Trinchero OCD

29.10.2015

Esta mañana la situación ha vuelto a empeorar en Bangui. El P. Matteo quería ir con André al banco, y yo tenía previsto acompañar a los alumnos a la escuela sita en San Marco, pero fuimos sorprendidos por una multitud que se dirigía hacia el Carmelo.

El P. Matteo se dirigió a la Misión Padre Pío y yo intenté ir al monasterio de los Capuchinos, pero también ahí, mucha gente había emprendido la huida. Hablé por teléfono con el P. Edouard, y así me enteré de que ese día no habría clases en la escuela. Nunca antes había visto a tanta gente huyendo, sobre todo niños que salían corriendo de las escuelas y padres que los recogían. Los enfrentamientos se registraron en el barrio de Fátima. También Cedric y la familia del Hno. Régis han huido de sus casas. Aquí, en el Carmelo, estamos bien y desde aquí miramos si la gente regresa a sus casas o si se queda para dormir. Pero muchos han venido portando los enseres domésticos sobre la cabeza.

 

30.10.2015

En Bangui la situación está hoy más tranquila que ayer, por lo que hemos podido ir a la escuela y al banco. De vez en cuando se escuchan tiros, y muchos helicópteros sobrevuelan nuestra zona. A partir de las cinco de la mañana, muchos han regresado a sus barrios, pero solo con la intención de recoger sus enseres y regresar después al Carmelo. Por la mañana creo que todavía ardían algunas casas en el barrio de Makambo, pues se divisaban columnas de humo. El párroco de Fátima ha patrullado la zona con la MINUSCA y se ha encontrado, por desgracia, a un anciano asesinado. Sabemos que el Obispo ha visitado la parroquia de Fátima, donde han permanecido cuatro sacerdotes y algunos feligreses, además de las religiosas.

Cedric todavía se aloja aquí, lo cual es de gran ayuda en casos de emergencia. El torrente humano que se dirige hacia Bimbo o hacia el Carmelo es impresionante. Más bien parece una mudanza que una huida, pues la gente se lleva consigo muchas cosas: enseres domésticos, neveras…

 

31.10.2015

¡Hola de nuevo!

Hoy ha sido un día muy intenso, por así decir, un pequeño 5 de diciembre de 2013. En efecto, durante casi todo el día hubo disparos en los barrios de Quina y Cattin, cerca del Carmelo. El periodo más crítico fue entre la una y las tres del mediodía: la gente salía en tromba de sus casas, sobre en el barrio de Guitangola, y se dirigía hacia el Carmelo; algunos gritaban de miedo. Mientras tanto, no cesaban de caer tiros y los helicópteros franceses sobrevolaban constantemente nuestra zona. Debo reconocer que he pasado un poco de miedo en algunos momentos. Entonces hablé por teléfono con el general francés, quien informó de inmediato al centro de control de Sangaris sobre nuestra situación. Para casos de emergencia disponemos ahora de un número de teléfono especial para pedir ayuda. Calculamos que, actualmente, 5.000 personas han buscado refugio aquí entre nosotros.

 

 

1.11.2015

Este día ha sido como el de ayer o incluso peor. Después de Misa volvimos a escuchar tiros, y cada vez más cerca. Durante horas, los helicópteros franceses han sobrevolado nuestro recinto hasta caer la noche. Hemos sabido que ayer unos musulmanes avanzaron más allá de la parroquia de Fátima, al menos 200 metros en dirección de Ketengere. Eso no había pasado hasta entonces. La gente ha acudido a nosotros en masa. Resulta imposible decir cuántos son, pero muchos provienen de Plateau, Nguitangola, Fátima, Quina, Boing… Entre ellos también hay dos Hermanas de San Pablo de Chartres que querían volver a casa, pero que se han visto obligadas a permanecer con nosotros y que van a pasar aquí la noche. Las demás religiosas de su comunidad han sido evacuadas por la MINUSCA y se han refugiado en la casa de los Misioneros Combonianos. Había demasiadas casas en llamas y calcinadas a su alrededor y el peligro era demasiado grande. Una mujer del barrio de Avicom ha dado a luz y después ha acudido corriendo, con su hija recién nacida, al Carmelo. Aristide enseguida se ha ocupado de ella. Después, otra mujer también dio a luz durante la Adoración Eucarística. No logró salir a tiempo y el parto tuvo lugar sobre el suelo de una tienda de campaña. Aristide y el Hno. Jeannot-Marie acudieron a ella y el último hizo de matrona sin quitarse el hábito.

Ha llovido algo, pero, por suerte, solo un poco. Cada tarde a las cinco abrimos el portón y cada mañana a las cinco, la gente se va. Otros encuentran sitio en las tiendas de campaña o duermen en la gruta de la Virgen. Cuando llueve, tenemos que abrir la iglesia, que ya hemos preparado, poniendo todos los bancos a un lado. He informado al Obispo sobre nuestra situación a través del Vicario General, pero también al Nuncio y a los franceses.

 

2.11.2015

La noche ha sido especialmente agitada. Justo cuando nos habíamos dormido, las personas que estaban en el garaje empezaron a gritar. Salimos corriendo de la cama y lo primero que pensamos fue que nos atacaban los musulmanes. En realidad, fue algo relacionado con brujería o un grito de alguien que había tenido una pesadilla o incluso el intento de alguien de aprovechar el pánico de la gente para robar. Tardamos casi una hora en tranquilizarlos. Entonces, a las dos y media de la madrugada, empezó a llover, por lo que permitimos que las personas que dormían fuera de las galerías entraran en la iglesia. Había tantos niños pequeños, tantas mujeres y también tantos jóvenes. No obstante, a las seis y media de la mañana pudimos celebrar “tranquilamente” la Misa de Difuntos. Por desgracia, la gente seguía llegando, incluso de noche. Esto nunca había ocurrido antes. En la Misión Padre Pío junto al Carmelo con el hospital también se acogieron a heridos; algunos ya han muerto. El seminario de San Marco está repleto de gente.

 

4.11.2015

Por desgracia, tras un día de calma, los tiros volvieron a caer ayer y hoy. Parece ser que se trata de un enfrentamiento entre cascos azules y los anti-balaka, pero no sé más. La gente aún permanece entre nosotros. Por la noche, las madres y sus hijos duermen en el patio y en la iglesia. Ahora está lloviendo. Las Hermanas de San Pablo de Chartres pudieron regresar a su casa, pero Cedric todavía está aquí, porque desde el jueves no ha podido acercarse a su casa. Tenemos una media de un alumbramiento por día y hacemos todo lo posible por llevar a las madres al hospital. Ayer tuve que transportar a toda prisa a una mujer al hospital general para que le practicaran una cesárea para que no murieran la jovencísima madre y su hijo aún por nacer. Tuvimos que pagar casi 70.000 francos: ¡es tan injusto frente a estas personas necesitadas! Hoy, durante las Vísperas, Matteo tuvo que llevar a otra mujer, y, lamentablemente, el niño que llevamos a emergencias por un ataque agudo de malaria ha muerto: solo tenía cinco años de edad. Ayer por la mañana hubo un encuentro con el Obispo para determinar cuál es la situación actual, pero, por desgracia, no pudimos participar en él. En dicho encuentro se creó una comisión que redactará una carta de protesta por la pasividad de las autoridades y las fuerzas armadas. Hoy el Arzobispo nos ha enviado a un periodista de la televisión católica francesa (KTO) que ha pasado casi todo el día aquí y que ha escrito un informe sobre nosotros. También France 24 ha informado sobre el Carmelo.

Posted on 18 noviembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top