Haití: la labor de «Ayuda a la Iglesia que Sufre» se centra en la atención y el fortalecimiento de las personas

Cinco años después del devastador terremoto en Haití, la Iglesia han concluido con éxito bastantes proyectos de reconstrucción y ya está llevando a cabo la planificación de otros programas, como acaba de declarar Regina Lynch, directora del departamento de proyectos de la Fundación Pontificia Internacional «Ayuda a la Iglesia que Sufre»: «En la última reunión del Consejo Pontificio “Cor Unum” y de la Comisión Pontificia para Latinoamérica, celebrada en Roma, se ha podido apreciar que continúa inalterada la solidaridad de la Iglesia con los habitantes de Haití. Con ayuda procedente del exterior, la Iglesia ha podido iniciar muchos proyectos en Haití. Y también «Ayuda a la Iglesia que Sufre» muestra un fuerte compromiso con el país. Nuestra ayuda se centra en la atención y el fortalecimiento de los haitianos».

Según indica la Sra. Lynch, «Ayuda a la Iglesia que Sufre» —además de reconstruir iglesias y edificios eclesiásticos— apoya sobre todo a los sacerdotes, a las personas que se ocupan de la atención, así como a multiplicadores en las diócesis, por ejemplo religiosas que atienden a personas traumatizadas; a congregaciones femeninas y masculinas que acompañan a las personas en sus necesidades diarias; sacerdotes y catequistas que acuden cada día a los campamentos de refugiados y a barrios pobres para proporcionarles ayuda espiritual y material. Una parte de los fondos que presta «Ayuda a la Iglesia que Sufre» se emplea para la formación y la instrucción, así como para la atención y el aseguramiento de la existencia de las personas que prestan atención.

En la reunión sobre Haití celebrada en Roma, el Papa Francisco —según dice la Sra. Lynch—subrayó que la Iglesia presta su atención a cada persona individual y que la solidaridad mundial de la Iglesia ha de reforzar aún más a las iglesias locales. En este encuentro se pusieron una vez más de manifiesto las dimensiones del terremoto de 2010, así como el volumen de las ayudas eclesiásticas: según el Presidente de la Conferencia Episcopal de Haití y Obispo de Les Cayes, el Cardenal Chibly Langlois, durante esta catástrofe natural murieron más de 230.000 personas; 300.000 resultaron heridas y unos 1,2 millones quedaron sin techo Actualmente, se están planificando 200 proyectos eclesiásticos. Se reconstruirán 70 iglesias capillas y escuelas; los gastos ascienden a unos 58 millones de dólares; más de la mitad de esos fondos está ya a disposición.

Desde el terremoto de 2010, «Ayuda a la Iglesia que Sufre» ha aportado a las diócesis de Haití 5,75 millones de euros.

 

Por: Reinhard Backes

Posted on 14 enero, 2015 in Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top