España: Ayuda a la Iglesia que Sufre lleva esperanza a cristianos de Medio Oriente

ACN-20141217-17645

La riqueza de nuestra Iglesia

Iglesia necesitada son los cristianos perseguidos por seguir a Cristo. Pero son también cada uno de esos católicos que viven su fe, en la pobreza material y a veces espiritual, en tantos rincones del mundo. Son los religiosos y religiosas que entregan su vida al servicio del Evangelio. Necesitan de nosotros y nuestra Iglesia es más rica gracias a ellos.

En 2014, la cruz de Cristo se ha hecho especialmente visible entre los refugiados de Oriente Medio. Por esta razón, Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS) ha centrado sus esfuerzos, y continúa en 2015, en auxiliar a los cristianos perseguidos de aquellos países tan castigados por la guerra y el terrorismo yihadista. También se ha volcado en la Iglesia sufriente de otros países como China, Corea del Norte, Nigeria, Pakistán…

Nuestros benefactores hacen posible la subsistencia de refugiados, de los sacerdotes y religiosas que les sustentan. Con su generosidad, hemos podido construir viviendas prefabricadas y escuelas para devolver la dignidad a miles de cristianos que lo han perdido todo y para ayudarles a permanecer en sus países de origen.

Pero la ayuda de esta Fundación abarca mucho más que a los refugiados. Alcanza a una Iglesia pobre en recursos materiales y espirituales, una Iglesia por evangelizar en algunos casos, en más de 140 países del mundo. Ayuda a la Iglesia que Sufre da cobertura cada año a 5.000 proyectos.

Si bien un 13% del presupuesto de la Fundación en 2014 se destinó a Siria e Irak, un 18,7% se destinó a Asia, especialmente a Filipinas, para la reconstrucción de iglesias tras el tifón Haiyan. África continúa siendo el continente que más solicitudes nos dirige: 2.648 peticiones de ayuda. En Europa del Este todavía hay países prioritarios para nosotros, como Ucrania. AIS sostiene la formación de cada uno de los jóvenes del seminario. Sudamérica, aún siendo el mayor continente católico, necesita nuestro apoyo, especialmente en lo que se refiere a catequización, por la abundancia de sectas y de drogodependencia.

Ayudamos a los que ayudan, a los miles de misioneros y religiosos de la Iglesia católica, cuya actividad caritativa y pastoral llega incluso donde los servicios estatales y las ONGs no alcanzan. Les apoyamos proporcionándoles los medios para hacer presente a Cristo en todos los rincones del mundo. Construcción y reconstrucción de iglesias, seminarios; emisoras de radio, canales de televisión… Vehículos para llegar también a los lugares más inaccesibles. Impresión y distribución de biblias y otras publicaciones para la evangelización de niños, jóvenes y adultos.

AIS lleva 50 años siendo puente de caridad y de oración entre los españoles y los más necesitados. Y queremos seguir siéndolo, mientras hagamos falta. Gracias, Iglesia sufriente, por mostrarnos a occidente que ser católico no entiende de medias tintas, que necesitáis que nos despertemos y nos atemos a fuego a vosotros, con oración, generosidad y que contemos lo que estáis viviendo. “Los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos” (Papa Francisco).

Posted on 3 junio, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top