“Es el amor el que redime”

Camerun

“Llevarle a alguien la Buena Nueva significa decirle: También a ti Dios te ama. Y no solo decírselo, sino creer en ello realmente. Y no solo creer en ello, sino comportarse con esa persona de tal manera que pueda descubrir dentro de sí misma algo grande y llegar a la convicción de que también está redimida”.

El Hno. Denis-Antoine de la Comunidad Franciscana de Emmanuel en Camerún no solo cita a San Francisco, sino que reflexiona sobre estas palabras y las vive junto con sus 22 Hermanos y 95 miembros laicos distribuidos por cinco diócesis del país, que visitan y rezan con leprosos, invidentes, presos, jóvenes y familias.

“Son mis hermanos y hermanas. En sus ojos veo a Cristo y descubro la alegría de los redimidos”. Hace 15 años, el Hno. Denis-Antoine fundó la comunidad con algunos Hermanos canadienses en la Diócesis de Nkongsamba. Su alegría resulta contagiosa: “Somos hijos de Dios, ¿Qué nos puede pasar?”.

También contagiaron al que entonces era obispo de la diócesis, que pidió a la Comunidad que erigiera un centro espiritual al que los seminaristas pudieran retirarse poco antes de su ordenación para prepararse para su futura vida y donde los sacerdotes pudieran, tras años de laboriosa misión, volver a recobrar fuerzas. “Damos y no esperamos nada a cambio. Y lo que recibimos lo compartimos”. También el obispo actual, Mons. Dieudonné Espoir Atangana, ve en el Centro de San Francisco un apoyo a la renovación espiritual de sacerdotes y obispos, pero también de laicos. La demanda es grande, pues muchos sacerdotes están agotados y algunos se sienten acabados, por lo que necesitan un espacio tranquilo a donde retirarse.

Ahora es preciso ampliar el centro, para que, una vez finalizadas las obras, pueda alojar a algo más de cien personas. Además, también están los huéspedes de un día que acuden a las Misas y la catequesis: para ellos se precisa una sala de conferencias más grande e instalaciones sanitarias.

Finalmente, también hay que habilitar cocinas preparadas tanto para la cocina moderna como tradicional. El Hno. Denis-Antoine ha encontrado benefactores para financiar el mobiliario pero los gastos de la obra sobrepasan su pequeño presupuesto. Nosotros le hemos prometido 458 millones 269 mil pesos . “A algunas Conferencias Episcopales vecinas les gustaría celebrar aquí jornadas de

Posted on 18 marzo, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top