El terror continúa para los cristianos sirios

Crece el temor acerca de la seguridad de más de cien personas hechas cautivas el martes, 24 de febrero, cuando el grupo extremista Estado Islámico asaltó poblados cristianos en el distrito de Hasaka, en el noreste de Siria.

El Archimandrita Emanuel Youkhana, que realiza labores de apoyo a los cristianos perseguidos de la región, fue informado telefónicamente sobre la situación a través de un contacto de la ciudad de Hasaka en torno a la medianoche del 24 de febrero. Esta información de primera mano la envió en un mensaje a las organizaciones católicas, incluida Ayuda a la Iglesia que Sufre, en la mañana del miércoles 25 de febrero.

En su mensaje escribe: “Las 24 familias de Tel Gouran, 34 familias de Tel Jazira y 14 combatientes (12 varones y 1 mujeres) de Tel Hormizd han sido hechos cautivos y llevados al poblado árabe-suní de Um Al-Masamier”. De momento, no se ha podido confirmar de cuántas personas se componen las familias secuestradas.

“De momento, están vivos, pero a los hombres los han separado de las mujeres y los niños”.

En cuanto a la ayuda que algunos árabes suníes locales han prestado al EI, el Archimandrita dice: “Um Al-Masamier es otro ejemplo sirio de lo que ya presenciamos en Iraq, a saber, de cómo los árabes suníes apoyan al EI a la hora de atacar a sus vecinos cristianos y yazidíes de toda la vida”.

El Archimandrita Youkhana prosigue describiendo la situación más reciente en los poblados: “Las más de 50 familias de Tel Shamiran siguen rodeadas, y todavía no está claro si el EI atacará el poblado. ¿Podrán los combatientes del PYD (Partido de la Unión Democrática kurdo) dar un vuelco a la situación antes de que el EI asalte el poblado?”

También informa de que en Tel Tamar explotó un coche bomba, pero que no ha recibido noticia de víctimas mortales.

Además, desde el otro lado del río Jabur se dispararon tres proyectiles de mortero a la población de Tel Nasri. También aquí parece que no se han registrado víctimas.

Otro dato importante es que los combatientes del PYD han retomado la colina de Toma Yelda, que es estratégicamente importante.

El Archimandrita Youkhana escribe: “En estos momentos, solo unas 200 familias permanecen en la región del Jabur, más de cien están en Tel Tamar y otras se encuentran en varios poblados no controlados por el EI. En torno a 1.000 familias de la región del río Jabur se han refugiado en Hasaka y Qamishli.

“El Señor Obispo, Mons. Mar Aprem Athniel [de la Iglesia Asiria de Oriente], que reside en Hasaka y no ha abandonado la ciudad pese a todas las dificultades, está haciendo todo lo posible para acoger y apoyar a los desplazados. No obstante, debido a la falta de recursos y los años que ya dura este conflicto, urge actuar para que la Iglesia apoye a las familias desplazadas”.

El Archimandrite Youkhana añade: “Nuestros pensamientos están con la gente que sufre, y rezamos por que finalice esta larga historia de persecución en nuestros países”.

Posted on 26 febrero, 2015 in Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top