‘El peor crimen de la historia de Pakistán cometido en nombre de la religión’

545afa876f56f_baja

10/11/2014 – Pareja de cristianos mueren quemados acusados de blasfemia.

AIS – El mes pasado, tras propinar una severa paliza a una pareja cristiana acusada de quemar páginas del Corán en Pakistán oriental, una turba de musulmanes incineró los cuerpos aún vivos en un horno de producción de ladrillos. Shama Bibi (embarazada de cuatro meses) y su esposo Shahbaz Masih trabajaban en condiciones de servidumbre en la fábrica de ladrillos del poblado de Kot Radha Kishan, en la provincia de Punjab, a unos 45 kilómetros al sur de Lahore. 

La tragedia ocurrió tras la decisión judicial del mes pasado que confirmaba la condena a muerte de una mujer cristiana –Asia Bibi– declarada culpable de blasfemia en 2010. Desde los años noventa, varios cristianos han sido acusados de profanar el Corán o de blasfemia. Mientras las sentencias son anuladas debido a la falta de pruebas, incluso la mera acusación de blasfemia puede incitar a la gente a la violencia.

El coordinador regional para Pakistán de la Iniciativa de las Religiones UnidasP. James Channan, O.P., quien fuera Vice-Provincial de la orden dominica en Pakistán, para la que ejerce de director del Centro para la Paz, ha declarado ante Ayuda a la Iglesia que Sufre: “El acto barbárico de estos musulmanes fanáticos paquistaníes de quemar en vida a una pobre pareja cristiana es un crimen contra la humanidad. Es el peor crimen de la historia de Pakistán cometido en nombre de la religión, y fue motivado por la falsa acusación de haber quemado unas páginas del Corán”.

Y ha proseguido así: “Tanto musulmanes como cristianos son víctimas de controvertidas leyes contra la blasfemia que estipulan cadena perpetua por profanar el Corán y la pena de muerte por difamar o insultar al Profeta o al Islam. El problema de estas leyes es que, en la mayoría de los casos, se utilizan para ajustes de cuentas entre particulares como, por ejemplo, conflictos comerciales. En cualquier caso, ¡quién en su sano juicio iba aquí a quemar páginas del Corán o insultar la dignidad del Profeta Mahoma!”.

Lo más problemático es que estas leyes son muy vagas y que, además, la mayoría de los paquistaníes son analfabetos, por lo que se abusa fácilmente de su aplicación y la gente decide tomárse la ley por su mano, como ha ocurrido en Kot Radha Kishan. “Musulmanes extremistas, incitados por meras acusaciones, han asesinado a otros musulmanes y a cristianos. Sin embargo, la comunidad cristiana es la más vulnerable, pues una acusación lanzada contra un solo individuo puede provocar una violencia dirigida contra toda su familia e incluso contra toda la comunidad local: como consecuencia, sus casas son atacadas, prenden fuego a sus iglesias y matan a personas”.

Estas leyes son tan peligrosas que, una vez acusan a una persona, su vida en Pakistán se torna imposible. Incluso cuando los tribunales finalmente declaran su inocencia, sigue siendo posible que los musulmanes radicales la asesinen y que muchos consideren que este acto es digno de alabanza. ¿Qué se puede hacer? Sería útil que otros países presionaran a nuestro Gobierno. Además, la ONU debería involucrarse y condenar estos crímenes contra la humanidad, además de formar comisiones que investigaran a fondo cada caso. Estas serían algunas de las medidas que podrían contribuir a poner fin a actos barbáricos como la cruel matanza de esta pareja cristiana y su hijo por nacer.

Posted on 16 enero, 2015 in Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top