EL PAPA FRANCISCO PIDE A LOS CREYENTES DE TODO EL MUNDO QUE REALICEN OBRAS DE MISERICORDIA CON AYUDA A LA IGLESIA QUE SUFRE (ACN)

Königstein/Roma, 10.06.2016. El viernes, 17 de junio, a las 13:00 horas en la Sala Marconi de la sede de Radio Vaticano, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) presentó Be God’s Mercy (Sé la misericordia de Dios), una campaña internacional para obtener fondos -que abarcará el periodo del 17 de junio al 4 de octubre– para la realización de numerosas obras de misericordia en todo el mundo.

 
Se trata de una iniciativa que el Papa Francisco ha abrazado invitando a todos, en un mensaje por video que fue proyectado durante la conferencia de prensa, “a realizar junto a ACN en todos los lugares del mundo obras de misericordia duraderas que hagan frente a las grandes necesidades de hoy día”. La pastoral penitenciaria, los centros de rehabilitación, los grupos de apoyo para mujeres que han sido víctimas de la violencia o la ayuda a los refugiados son solo algunos de los proyectos que serán apoyados. La campaña será llevada a cabo por cada una de las 22 sedes de la Fundación en el mundo y concluirá en Roma el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, cuando ACN le presentará al Pontífice los primeros “frutos” de la campaña.

 
El primer benefactor de la campagna ha sido precisamente el Papa Francisco que, con ocasión de un reciente viaje de una delegación italiana de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) a Erbil (en el Kurdistán iraquí), ha confiado a la Fundación un donativo para los cristianos iraquíes a través del Obispo de Carpi, Mons. Francisco Cavina. La donación del Pontífice se destinará a la clínica de San José de Erbil, que ofrece atención médica gratuita a unos 2.800 refugiados de diferentes credos. El proyecto fue presentado durante la conferencia de prensa del viernes, 17 de junio, por el P. Imad Gargees, un sacerdote de Kurdistán que asiste a refugiados y que mostró también un mensaje de video de gratitud hacia el Papa por parte del Arzobispo caldeo de Erbil, Mons. Bashar Warda, y con testimonios de pacientes del ambulatorio.

 
En la conferencia de prensa del viernes, 17 de junio, participaron el presidente internacional de ACN, Cardenal Mauro Piacenza, y el secretario general de la Fundación, Philipp Ozores. Ambos fueron recibidos una hora antes de la conferencia de prensa en audiencia privada por el Papa junto con una delegación internacional de Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN). A la mesa de los ponentes, moderados por el portavoz del Vaticano P. Federico Lombardi, se unió, con un testimonio de excepción, Mons. Sebastián Francis Shaw, Arzobispo de Lahore, que, por primera vez en Italia, informó sobre cómo está reaccionando la comunidad cristiana ante el trágico atentado del pasado 27 de marzo. En dicho atentado, un terrorista suicida voló por los aires en un parque en el que los cristianos estaban festejando la Pascua. Como consecuencia murieron 76 personas, entre ellas, 30 niños. Tres de los proyectos de la campaña Be God’s Mercy, consistentes en apoyar a las familias de las víctimas del atentado a dos iglesias cristianas en marzo de 2015 y en intensificar las medidas de seguridad para una de las dos iglesias atacadas –la de San Juan– y el vecino seminario mayor de San Javier en Lahore.

 
La relación entre el Papa Francisco y Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) viene de lejos. El Cardenal Bergoglio, antes Arzobispo de Buenos Aires, realizó diversos proyectos junto a ACN. En una carta por el sexagésimo aniversario de la Fundación, el Papa Francisco la define como “símbolo de comunión y fraternidad con la Iglesia que sufre”. He aquí por qué ha querido unirse a la campaña de la misericordia “confiando estas obras a Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN)”, como dice en su mensaje por video.

 

Para más información sobre la campaña Be God’s Mercy, pueden visitar la página acnmercy.org

 

Por Marta Petrosillo

Posted on 20 junio, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top