El Año de la Misericordia – Cardenal Piacenza

El 8 de diciembre, bajo la protección de la Virgen Inmaculada y junto al Santo Padre y toda la Iglesia, franqueamos espiritualmente la Puerta Santa, entrando así en el Jubileo de la Misericordia.

Esta Puerta Santa abierta es la Puerta de la Esperanza, la Puerta de la Confianza en la Divina Misericordia. Estamos llamados a olvidar el pasado y a asomarnos al futuro, hacia una nueva aventura de gracia y hacia la plenitud de la Misericordia de Dios. Para que esto pueda hacerse realidad de forma auténtica, debemos intentar franquear la Puerta Santa tras una confesión sacramental fervorosa y e íntegra, acompañada del vivo deseo de encaminarnos por la vía de la santidad. La santidad es la vocación inscrita en nuestro bautizo, pues cada uno de nosotros está llamado a ella. Es la santidad la que realiza plenamente nuestra personalidad. La santidad se realiza en el contexto de nuestra situación personal, en la familia y en el trabajo. La santidad es algo grandioso, pero, al mismo tiempo, es algo extremadamente simple y ordinario. Significa vivir con intenso amor lo que tiene de particular cada día y cada circunstancia como una “vocación”. Es preciso que lleguemos a permitir que al Señor que actúe dentro de nosotros, a través de nosotros; hasta que podamos decir con San Pablo: “Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; para mí vivir es Cristo”.

Tener esperanza, siempre tener esperanza, volver a recuperar la esperanza tras la enésima desilusión, esperar que el día siguiente sea mejor, a pesar de que en tantas ocasiones haya sido peor, absorber todos los aparentes desmentidos como la tierra absorbe la lluvia copiosa: esto es verdaderamente grande y revela la omnipotencia de la gracia divina. El símbolo de la esperanza, también en la heráldica, es el ancla, pero existe otra imagen que, en cierta manera, me parece más significativa: pienso en la vela. El ancla sirve para mantener firme el barco en el mar, mientras que la vela sirve para impulsarlo y hacerlo surcar el mar hacia tierra firme. La esperanza es el viento que, al hinchar la vela, nos impulsa. Y fue la esperanza la que, en los inicios de la Iglesia, confirió al mensaje cristiano aquella extraordinaria fuerza de expansión que lo llevó, en poco tiempo, hasta los confines de la tierra. También nuestra obra vive totalmente de la esperanza. Cuando, por ejemplo, nos llegan numerosas solicitudes de proyectos, debemos tener la esperanza de que nuestros benefactores nos ayudarán a hacer realidad tantas esperanzas.   

El mundo está sediento de esperanza y presta oído a un mensaje en la medida en que este sabe ofrecerle verdadera esperanza. Nosotros, los cristianos, somos responsables de la esperanza que nos ha sido dada, y debemos estar dispuestos a dar razón de ella, pero no solo mediante la palabra. Debemos ser transmisores de esperanza: al igual que los creyentes que en las procesiones se pasan de mano en mano el agua bendita, debemos pasarnos de corazón en corazón esta divina esperanza. Pues, efectivamente, hay muchas cosas sin las cuales se puede vivir, pero no se puede vivir sin esperanza.

La esperanza cristiana es una esperanza activa, es una esperanza llena de cosas que hacer durante la espera: prestar atención y crecer en el amor hacia todos; por ello es como levadura y sal dentro de la masa de este mundo. Al encuentro del Cristo que viene hay que ir con buenas obras, con obras de misericordia, con la lámpara de la fe encendida. En las buenas obras, Cristo ya ha llegado. ¡Por ello, debemos centrarnos en él, y en todo lo demás solo en relación con él, en vista de él!

Queridísimos amigos, os deseo que, por intercesión de María, Alma Madre del Redentor, pueda crecer día a día durante este Año Jubilar vuestra fe en la Misericordia ilimitada de Dios y que todos nosotros inundemos de alegría el mundo entero, a todas las personas y ambientes que conocemos, porque hay más alegría en el dar que en el recibir. Y con este pensamiento os saludo con afecto, ¡que Dios os bendiga y que la Virgen os proteja! Hasta la vista. 

Posted on 9 diciembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top