Dar esperanza en tiempos difíciles: ayuda para jóvenes jordanos, cristianos y musulmanes «No podemos dejar el terreno a los extremistas»

Jordania, 30 de diciembre de 2014: desde hace años, el Reino Hachemita de Jordania acoge a refugiados procedentes de Irak; pero también vienen miles de ellos procedentes de Siria. Huyen de la guerra y la violencia, las consecuencias de la reciente evolución política y de un islamismo cada vez más beligerante. Entre tanto, toda la región se encuentra amenazada, pues cientos de miles de personas —tanto cristianos como musulmanes— han perdido y siguen perdiendo sus raíces. Entre los que han tenido que huir de su patria se encuentran muchos cristianos, «que lo han perdido todo, pero que no han renunciado a su fe», según dice el padre Rifat Bader. Este sacerdote desempeña su labor pastoral en Jordania; además, se ocupa de las relaciones con los medios y de la labor de relaciones públicas por encargo del Patriarcado Latino de Jerusalén, que comprende Israel, Jordania, Palestina y Chipre.

A la pregunta de cómo enjuicia la situación actual de los cristianos en Jordania, responde con un ejemplo concreto: «En mi parroquia de Naour, que pertenece al Patriarcado Latino, vivimos y rezamos diariamente con 40 refugiados. Actualmente, el futuro es incierto. Los cristianos de Irak no quieren volver a su país, sino sencillamente irse a otros países. Si bien en Jordania están seguros, no pueden quedarse aquí». Con la ayuda económica de la Fundación Pontificia Internacional «Ayuda a la Iglesia Necesitada», el padre Rifat Bader ha construido en Amán un Centro de medios de comunicación y ha desarrollado la página web «abouna.org», en árabe e inglés. Los dos proyectos «no tienen como objetivo dar preferencia a una religión a costa de las otras, sino favorecer el diálogo, sobre todo entre cristianos y musulmanes», tal y como subraya. Y el sacerdote añade: «queremos que la convivencia pacífica sea posible y que los cristianos puedan quedarse en Oriente Próximo. Si las Naciones Unidas ayudan con escuelas, con alojamientos y con trabajo, ¿por qué no habrían de quedarse los cristianos?».

En Jordania, según las cifras que aporta el padre Rifat Bader, viven actualmente unos 180.000 cristianos del propio país; el número de los cristianos jordanos que viven en el extranjero lo estima en 70.000. A ellos se vienen a añadir muchos miles de refugiados cristianos procedentes de Irak y Siria, que han huido junto a cientos de miles de compatriotas musulmanes. «Muchos cristianos esperan el visado para dirigirse a países terceros. Les ayudamos; pero queremos darles algo más que meros alimentos: dignidad, así como una identidad cristiana». Los refugiados encuentran acogida en primer lugar en centros de refugiados; la Iglesia mantiene actualmente siete. Pero las capacidades no son suficientes. «Necesitamos otros centros, porque lamentablemente vendrán más refugiados», comenta el padre Rifat Bader. Además de la labor de relaciones públicas, «Ayuda a la Iglesia Necesitada» apoya diversas acciones para familias y niños entre los refugiados, así como la labor juvenil y pastoral.

Según el padre Rifat Bader, sobre todo la generación joven se enfrenta a enormes desafíos. Para el futuro de Jordania es, desde su punto de vista, especialmente importante que se tome mucho más en serio a los jóvenes: «mantenemos diálogo con líderes musulmanes. Nos reunimos en conferencias, en hoteles de cinco estrellas; pero hemos de preguntarnos qué sale de todo esto. El 70 por ciento de los jordanos son jóvenes. No podemos desoír sus preocupaciones. Tenemos que dirigirnos más a los jóvenes». Según las palabras del sacerdote católico, los extremistas aprovechan la falta de perspectivas profesionales y los graves problemas sociales para su propaganda, también en internet. Dice el padre Rifat Bader: «No podemos dejarles el terreno. Por ello deben hablar los propios jóvenes. Queremos reunir a musulmanes y cristianos de diferentes confesiones, abrir puertas y buscar soluciones. Queremos salir a la calle, a las periferias, como lo ha expresado el Papa Francisco».

 

Por: Reinhard Backes

Posted on 5 enero, 2015 in Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top