AYUDADNOS A PERMANECER EN SIRIA

MONS. AUDO: AYUDADNOS A PERMANECER EN SIRIA. EN ALEPO AHORA SOLO QUEDAN 50.000 CRISTIANOS

Rom/Koenigstein, 17.09.2015. “Los cristianos estamos determinados a quedarnos en Siria para seguir dando testimonio”. Así lo ha afirmado el Obispo caldeo de Alepo, Mons. Antoine Audo, durante una conferencia de prensa organizada hoy por Ayuda a la Iglesia que Sufre en colaboración con la Associazione Stampa Estera italiana.

El prelado ha documentado el masivo éxodo de los sirios, en particular, después de la gran acogida mostrada por los países europeos. “Quien podía ya ha emigrado, mientras que los demás intentan abandonar el país, sobre todo, nuestros jóvenes, que temen el servicio militar y no quieren participar en una guerra carente de sentido que solo nos aboca a la destrucción”. El camino que toman va por Turquía, desde donde se embarcan hacia Grecia o Italia. “Y hay tantos entre ellos que han encontrado la muerte en el mar”.

La emigración también ha afectado a la comunidad cristiana de Alepo, uno de los lugares en los que esta minoría religiosa todavía tenía más presencia. “Antes del conflicto, había 150.000 cristianos en la ciudad, mientras que hoy no creo que lleguen a los 50.000. El miedo de que nuestra comunidad pueda desaparecer es grande”.

Tras cuatro agnos y medio de guerra, la situación se ha tornado insostenible. “Los ricos se han ido, la clase media se ha empobrecido y los pobres ahora viven en la miseria. Más del 80% de la población no tiene trabajo”. Además, desde hace más de dos meses, la ciudad carece de agua y electricidad. “Nuestra iglesia tiene un pozo, y nosotros intentamos distribuir agua entre los habitantes cuando podemos. En todas las calles se ven nignos con garrafas a la búsqueda de agua”.

Entretanto, las bombas siguen cayendo día a día. “Una parte de la ciudad está controlada por el Gobierno, mientras que el resto está en el poder de grupos fundamentalistas que atacan constantemente la zona controlada por el Ejército, que es donde reside la mayoría de los cristianos. La situación de Alepo es dramática, porque nos encontramos a solo 40 kilómetros de la frontera con Turquía, que sigue armando y acogiendo a los fundamentalistas”.

Monsegnor Audo opina que detrás del continuado conflicto sirio hay una intención internacional. “Llevamos agnos esperando una solución política, una pequeña esperanza de que la guerra finalice. Sin embargo, parece que por la parte internacional existe la voluntad de que la guerra continúe, como ha ocurrido en Iraq y Libia. Se trata de una determinación ligada a los intereses estratégicos en la zona de Oriente próximo y, como ha recordado en varias ocasiones el Papa Francisco, a los intereses derivados del comercio de armas”.

Desde el inicio del conflicto en Siria en 2011, Ayuda a la Iglesia que Sufre ha destinado más de 8 millones de euros a proyectos de apoyo a la población siria.

Posted on 22 septiembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top