Ayuda de emergencia para los desplazados en Bangui

Cuando ya parecía que la situación en la República Centroafricana se había estabilizado un poco en los últimos meses, el 26 de setiembre se volvieron a registrar graves disturbios en la capital de Bangui: más de 40 personas murieron, hubo numerosos saqueos y prendieron fuego a una iglesia. Además, 800 presos fueron liberados de una cárcel, entre ellos, muchos rebeldes. 40.000 personas que huían de la violencia se refugiaron en conventos, parroquias y el recinto del aeropuerto, donde ya viven desde hace dos años varios miles de desplazados. La situación ha empeorado aún más porque las instalaciones de numerosas organizaciones humanitarias han sido saqueadas, entre ellas, las de Cáritas, cuyos colaboradores ahora también se encuentran entre los desplazados.

 

Estas personas necesitan urgentemente ayuda. Christine du Coudray, jefa de la Sección de África de Ayuda a la Iglesia que Sufre, señala: “Este país necesita ahora, más que nunca, nuestra oración, nuestra ayuda y nuestra atención”. En realidad, en octubre estaba previsto celebrar elecciones, y para el 29 y 30 de noviembre se espera la visita del Papa Francisco: por tanto, todo eran signos de esperanza para un futuro mejor y más pacífico. Du Coudray indica al respecto: “Esperamos que esta esperanza no se frustre y rezamos por ello. Es preciso hacer todo lo posible para que el país no vuelva a entrar en una espiral de violencia y caos”.

 

El Arzobispo de Bangui y presidente de la Conferencia Episcopal Centroafricana, además de presidente de la Cáritas nacional, Mons. Dieudonné Nzapalainga, visita los numerosos campamentos de desplazados e intenta prestar allí con víveres al menos la ayuda más necesaria. Ayuda a la Iglesia que Sufre lo apoya con 112.000 euros.

Posted on 18 noviembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top