Ayuda a la pastoral de dos nuevas parroquias en Etiopía

El Vicariato Apostólico de Jimma-Bonga se encuentra en el suroeste de Etiopía. Allí gran parte de la población no ha oído nunca hablar de Cristo: se trata de un territorio de primera evangelización.

 

Las dos nuevas parroquias de Natta y Luan, ubicadas en la zona que hace frontera con Sudán del Sur, están todavía en plena fase de formación. Su población es nómada o seminómada y vive de la cría de ganado. En la región surgen muchos conflictos; por un lado entre los miembros de las diferentes tribus, y por otro a raíz de la lucha por el agua y las tierras de pasto. También la pobreza, el analfabetismo, la ignorancia y las creencias tradicionales conducen a que surjan numerosos problemas. Allí apenas se sabe lo que significa perdonar, por lo que los actos de venganza están a la orden del día. El alcohol es un gran problema y muchos mueren asesinados por personas dominadas por el alcohol. Tampoco son raros los secuestros y la poligamia está muy extendida, además de los divorcios.

 

Realmente, allí hay que empezar de cero: la Iglesia debe prestar una ayuda al desarrollo y a la educación y contribuir a la solución de conflictos, sobre todo, predicando la caridad cristiana, pero no solo en el seno de la familia, el clan o la etnia propios, sino en relación con todos los seres humanos.

 

De momento y desde que una parte de la población se ha convertido a la fe católica, ha habido muchas mejoras. No obstante, aún queda un largo camino por recorrer. Nosotros queremos apoyar la labor pastoral en las parroquias de Natta y Luan con 10.000 euros.

Posted on 11 abril, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top