Ayuda a la formación de 25 jóvenes religiosas

En 1886 llegaron a la India las primeras religiosas de la congregación de las Hermanas de Cruz de Chavanod, y, en la actualidad, están presentes en dieciséis localidades de seis diócesis. Las Hermanas enseñan en escuelas y dirigen internados para niños procedentes de poblados remotos que, de otra forma, no tendrían la posibilidad de acudir a la escuela. Además, imparten la catequesis y trabajan en la atención sanitaria, se ocupan de niños con discapacidades y promueven el desarrollo de las mujeres de familias pobres. Así, por ejemplo, ayudan a viudas y a solteras a ser independientes y a ganarse ellas solas el sustento.

 

El testimonio que dan las religiosas con su servicio es tierra fértil para nuevas vocaciones: en la actualidad, 25 jóvenes Hermanas se preparan para los votos perpetuos.

Sin embargo, las jóvenes que ingresan en la congregación suelen proceder de poblados pobres y pertenecer a minorías étnicas de la región. Muchas de ellas solo han obtenido una escasa formación escolar, por lo que tienen que aprender muchas cosas básicas. Además, necesitan también una formación profesional y las habilidades correspondientes para poder ejercer de forma competente y efectiva de maestras, asistentes sociales y catequistas, o para trabajar en el ámbito de la sanidad. Y a ello hay que añadir, naturalmente, la formación espiritual para la vida religiosa.

Posted on 1 septiembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top