Ayuda a la construcción de un centro para la pastoral juvenil y familiar

La parroquia de San Esteban con sede en Kamenica nad Cirochou cuenta con 2.600 creyentes y se encuentra en el este de Eslovaquia, a tan solo 35 kilómetros de la frontera con Ucrania. Esta región tiene, en comparación con otras partes del país, una economía débil y una alta tasa de desempleo. Muchos niños conviven solo con uno de los progenitores porque la madre o el padre han emigrado a otra región o al extranjero en busca de un trabajo para alimentar a sus familias. Esto supone un gran problema y las familias sufren mucho por ello. En esta parroquia también hay tres comunidades gitanas. En general, la asistencia pastoral y social a los miembros de la etnia de los roma es uno de los grandes desafíos que afronta la Iglesia Católica eslovaca.

Estos son dos de los motivos por los que el párroco, P. Peter Sepesi, dedica especiales esfuerzos a la pastoral juvenil y familiar, organizando encuentros para niños y jóvenes, y numerosas actividades pastorales y sociales. Pero aquí hay un problema, pues la parroquia carece de espacios apropiados para estos actos, por lo que, hace algunos años, se habilitó para ello el sótano de la casa parroquial. Por desgracia, las dos habitaciones no son muy apropiadas, porque el techo es muy bajo, los cuartos no están bien aireados, carecen de luz y en ellos hace frío. Pese a ello, el sótano se utiliza a diario, pues ahí se celebran los encuentros de los grupos infantiles y juveniles, los cursos de evangelización y muchos actos más. Cuando el número de participantes es demasiado grande, los encuentros se celebran en el comedor de la escuela de Primaria, pero, para ello, la parroquia se tiene que poner de acuerdo con la escuela. También en relación con el campamento de verano para los niños – organizado por la parroquia cada año con tiendas de campaña en el jardín– surgen problemas cuando hace mal tiempo, pues en tal caso no disponen de un lugar alternativo donde alojarlos y darles de comer.

Por esta razón, la parroquia quiere erigir un nuevo edificio en el mismo terreno, que disponga de una sala con cabida para 60 personas y algunos espacios más. Ahí se celebrarán en el futuro las actividades parroquiales. El párroco se ha dirigido a nosotros para pedirnos ayuda para la construcción de este centro pastoral y nosotros le hemos prometido 50.000 euros.

Posted on 18 marzo, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top