5.000 ejemplares de una Biblia del Niño en urdu

pakistan

A los cristianos los discriminan, presionan y marginan en Pakistán en muchos ámbitos. La mayoría pertenece a la capa social inferior y les resulta muy difícil dejar atrás su condición. Muchos de ellos son barrenderos o personal de servicio doméstico, y la mayoría quiere que sus hijos vivan mejor. Esto no resulta fácil porque los musulmanes reciben un trato preferente, por lo que tienen más oportunidades aunque la formación sea la misma. Por otro lado, para los cristianos supone un gran sacrificio económico enviar a sus hijos a la escuela: a menudo, también las madres y las hermanas mayores tienen que trabajar para poder pagar las tasas escolares. Por lo general, estas familias tienen muchos hijos, pues los hijos son considerados un regalo de Dios y representan la esperanza en el porvenir. Los padres están orgullosos cuando pueden facilitarles una buena educación a sus hijos, pero la mayor parte de ellos no sabe leer ni escribir, por lo que no pueden ayudarlos en sus estudios.

 

Cuando los niños cristianos acuden a una escuela pública, a menudo son presionados por el entorno musulmán para que renuncien a su fe. Para que, pese a ello, permanezcan arraigados en la fe, la mayoría acude a una de las numerosas escuelas dominicales. Allí crecen en la fe de la Iglesia, rezan y cantan juntos, conocen mejor la Buena Nueva y representan con gran celo las historias de la Biblia en forma de obras teatrales. De esta forma, las fiestas no solo son más hermosas, sino que también sirven para enseñar los hechos bíblicos a los adultos, entre los que apenas hay quien pueda leer la Biblia.

 

Las Paulinas, que se dedican al apostolado de los medios de comunicación y están presentes desde 1965 en Pakistán, editan literatura religiosa y material catequético. Ahora se han propuesto editar una Biblia del Niño que, además de las historias bíblicas, contenga también pequeñas oraciones. Esta Biblia la quieren utilizar en las escuelas dominicales y en la clase de Religión de las escuelas de la Iglesia.

 

“Cuando los niños conocen bien su fe, los padres tienen menos miedo a enviarlos a una escuela pública”, aseguran las religiosas. Y es que así el peligro de que se aparten de la fe es menor. Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) apoya la impresión de 5.000 ejemplares con 6.500 euros.

Posted on 2 mayo, 2016 in Noticias

Share the Story

Back to Top