20.000 ejemplares del Catecismo para niños y jóvenes

ElSalvador_1

El Salvador todavía padece las consecuencias de la última guerra civil (1981-1991): la tasa de desempleo es alta, el abismo entre ricos y pobres es inmensa y numerosas bandas organizadas siembran la inseguridad por todo el país. Los ingresos medios de una familia ascienden a solo 2 dólares EE.UU. diarios, y casi la mitad de la población vive en una pobreza extrema. Una de las consecuencias más graves es la división de muchas familias y la emigración masiva: más de dos millones de salvadoreños viven en el extranjero, a lo que también contribuye la estrecha conexión económica del país con Estados Unidos.

 

Durante la guerra civil, la Iglesia fue víctima de muchas hostilidades, sobre todo, debido al compromiso del Arzobispo Romero con los pobres, un compromiso que desembocó finalmente en su asesinato. Este clima hostil a la Iglesia ha favorecido la propagación de grupos evangélicos que reciben desde hace más de 40 años apoyo de EE.UU. También la guerra civil y las catástrofes naturales han contribuido a que aumente la afluencia hacia las sectas. Para la Iglesia, uno de los principales retos reside en la creciente pérdida de valores fundamentales, pues el materialismo y el hedonismo están cada vez más extendidos.

La falta de voluntad para asumir responsabilidades y la generalizada indiferencia hacia los grandes problemas de la humanidad se hacen notar sobre todo entre los jóvenes. Solo es posible dar testimonio de lo que se conoce, y por eso, una de las tareas principales de la Iglesia consiste en formar a niños y jóvenes en la fe, y en ayudarles a ilusionarse con ella, a transmitirla y a vivirla de forma creíble.

La Biblia del Niño y el Pequeño Catecismo de Ayuda a la Iglesia que Sufre son instrumentos para la catequesis, y el Obispo de la Diócesis de Santiago de María, Mons. Rodrigo Orlando Cabrera Cuéllar, está agradecido por estas publicaciones que contribuyen a “transmitir el rezo del Rosario y la catequesis en el seno de la diócesis”, según nos escribe él mismo. El prelado nos ha pedido 20.000 ejemplares del Catecismo para los niños y jóvenes de las 40 parroquias de su diócesis.

Posted on 18 noviembre, 2015 in Noticias

Share the Story

Back to Top