19 familias cristianas han abandonado Belén

El custodio franciscano Pierbattista Pizzaballa conversa con «Ayuda a la Iglesia que Sufre» sobre la violencia en Tierra Santa y sus consecuencias.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Padre Custodio, con los disturbios en la Explanada de las Mezquitas y el ataque terrorista a una sinagoga de Jerusalén, el conflicto israelí-palestino está adquiriendo cada vez más una dimensión religiosa. ¿Teme que el conflicto nacional se convierta en un enfrentamiento de carácter religioso?

Ese riesgo existe. Por otro lado no se debe olvidar que esa dimensión religiosa siempre ha existido. La religión siempre ha sido una parte del problema; pero ahora se corre el riesgo de que la dimensión religiosa adquiera un cariz preeminente. Sin embargo, esta no es nuestra preocupación. Tengo la impresión de que los políticos responsables están tranquilizando las cosas; ahora bien, no sé si es demasiado tarde. Como acabo de decir: el aspecto religioso siempre estará ahí. Lo decisivo es mantenerlo tan reducido como sea posible.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Pero, ¿está de acuerdo en que el núcleo del conflicto sigue siendo la lucha de dos pueblos por el mismo terreno?

Sí, pero no se puede separar el aspecto religioso del político. Para ser un buen patriota había que ser un buen musulmán o un buen judío. También hay que considerar que, durante los últimos veinte años, los movimientos laicos se han vuelto muy débiles en ambos lados, tanto en Israel como en Palestina. Pero no creo que los políticos como el Presidente palestino Mahmud Abbas lo quieran transformar en un conflicto religioso. Con todo, en ambos lados hay partidos religiosos que apuntan a esa dirección.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: ¿También en Israel?

Sí. Vea los partidos nacional-religiosos. No digo que todas las personas de la sociedad israelí lo quieran; pero el peligro de una creciente dimensión religiosa existe y tenemos que hacer todo lo posible para evitarlo.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Recientemente se han producido disturbios en la Explanada de las Mezquitas, de administración musulmana. Los judíos reivindican el derecho de rezar allí, lo cual hasta ahora les está prohibido por la ley israelí. ¿Debería producirse un cambio en su opinión?

Según la doctrina judía tradicional, a los judíos les está prohibido pisar la Explanada, donde se alzó el Templo judío. Por ello, lo problemático no es la religión en sí, sino la mezcla de religión y política; y esto es lo que está sucediendo ahora. Hasta ahora, en Israel se ha respetado el statu quo en el Monte de los Templos. Si esto cambia, el conflicto adquirirá una vertiente religiosa que será irreversible.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: El año 2014 no ha sido bueno para las relaciones entre israelíes y palestinos. En abril se colapsaron las conversaciones sobre la paz; durante el verano se produjo la guerra en Gaza; en el otoño, el terrorismo está afectando a Jerusalén. ¿Estamos más lejos de la paz que nunca?

No sé si estamos más alejados de la paz que nunca; pero sin duda estamos muy lejos de la paz. No veo ninguna posibilidad de cambiar las cosas en un futuro próximo. Entre los dos pueblos existe una profunda frustración y una gran carencia de confianza mutua.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: ¿Qué habría de suceder para crear confianza?

Se precisará mucho tiempo. Y soluciones fáciles no hay. Lo que estamos viviendo actualmente es el resultado de años de odio y frustración. Hay que comenzar en las escuelas y en la sociedad. Hay que dar a los palestinos algo concreto y no solamente promesas. También los israelíes han de tener la sensación de que en el otro lado hay un interlocutor.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: ¿Pueden desempeñar en ello algún papel los cristianos de Tierra Santa?

Los cristianos de Tierra Santa somos irrelevantes. Somos demasiados pocos; además, estamos divididos en confesiones. Ni siquiera somos capaces de ponernos de acuerdo sobre quién puede limpiar qué cosa en el Santo Sepulcro. ¿Cómo podríamos dar testimonio de unidad y reconciliación? Por ello no podemos tender puentes; pero por supuesto que podemos crear ocasiones de encuentro. Todas las iglesias tienen foros interreligiosos; pero no creo que podamos hacer más.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: ¿Cómo se ven afectados los cristianos de Tierra Santa por la violencia y las tensiones?

Naturalmente que notamos la fuerte caída del turismo religioso. Desde la guerra de Gaza se ha producido un descenso del número de visitantes del 60 por ciento, en comparación con el año anterior. Son unas cifras dramáticas y se recuperan solo lentamente. Pero los cristianos que viven del turismo están acostumbrados; cada unos cuantos años suceden conflictos similares. Sin embargo, además de la dimensión económica hay una creciente frustración entre los cristianos. En los últimos dos o tres meses, 19 familias cristianas han abandonado Belén en dirección a Europa y América.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: ¿A qué se debe?

Todos los cristianos están conmocionados con lo que está sucediendo actualmente en Irak con ISIS. Fue un impacto terrible para los cristianos, también los de Tierra Santa. Fortalece la impresión de que los cristianos no tienen futuro en Oriente Próximo, que no se les quiere aquí. A ello se añade la frustración sobre la ausencia de la paz.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Como motivos para la emigración de cristianos de Palestina se aducen dos razones: las consecuencias de la dominación israelí y la islamización de la sociedad palestina. ¿Cuál considera que es la razón principal?

No se trata de una disyuntiva, sino que tanto lo uno como lo otro tienen importancia; lo uno no excluye lo otro. La vida en los territorios palestinos es, desde el punto de vista económico, muy difícil. Las relaciones con la comunidad islámica, además, no son como fueron anteriormente. Todo esto, junto con lo que sucede alrededor, crea una sensación de desesperanza.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Actualmente se está debatiendo en Israel una ley («Nation state bill»), cuyo objetivo es fijar el carácter judío del Estado. ¿Va esto en detrimento de la democracia israelí con su gran minoría árabe y entre ellos muchos cristianos?

Bueno, en realidad no es nuevo que Israel se considere un Estado judío y democrático. Esto es así desde que existe este Estado. La ley que se está debatiendo actualmente no modificará fundamentalmente la situación de las minorías, incluyendo la cristiana, creo. Pero contribuirá a que aumente el sentimiento de que las minorías de Israel consideren el Estado como algo extraño a ellas. Tendrán más aún la sensación de que en realidad no son queridos.

Ayuda a la Iglesia que Sufre: Si miramos más allá de Tierra Santa, ¿puede considerarse el año 2014 con el avance de ISIS en Irak y Siria, como un año de cambio para la cristiandad en Oriente Próximo, en general?

Sí, 2014 es un punto de inflexión. Este año es para Oriente Próximo lo que supuso la Primera Guerra Mundial para Europa. Los viejos órdenes sociopolíticos no tienen ya vigencia; pero no sabemos cómo serán los nuevos. Por ejemplo, en Siria hay cientos de miles de cristianos huyendo. La clase media abandona el país; los que se quedan son los pobres. La infraestructura de la Iglesia que creamos por ejemplo en Alepo y otros lugares del país está destruida o ha sido abandonada. Tenemos muchas tareas por delante. No solo tenemos que reconstruir la comunidad cristiana, sino también las relaciones con la sociedad mayoritaria musulmana.

 

Por Oliver Maksan

Posted on 5 diciembre, 2014 in Noticias

Share the Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top